Ir a portada

 El apagón en Argentina dejó al desnudo la estafa de las empresas energéticas y el Gobierno

 

                                 


Juana Galarraga
La izquierda diario

Domingo con 50 millones de usuarios sin luz. 14 horas para restablecer el servicio. 4 países afectados, la Argentina casi en su totalidad. Hasta este lunes a la mañana, miles seguían sin servicio normal en barrios de la zona metropolitana de Buenos Aires.

Domingo 16 de junio. Día del padre en Argentina. Un apagón energético total que sorprendió a muchas familias que pensaban aprovechar para descansar o intentar festejar, a pesar de la crisis económica que atraviesa el país. Un día lluvioso en varias de las provincias, con barrios complicados por el agua. Día en que se realizaban elecciones en cuatro provincias. Este día también será recordado como el domingo que quedó al desnudo la estafa de las empresas energéticas y la política del Gobierno nacional en la materia. A pesar de que las tarifas de electricidad aumentaron en torno a un 1000% en los últimos años, el episodio del domingo muestra que las empresas energéticas lejos están de poder garantizar un servicio normal o de haberlo mejorado.

El inédito apagón empezó a las 7:06 de la mañana y afectó por primera vez a toda la Argentina, menos a Tierra del Fuego. También alcanzó a algunos países limítrofes, como Uruguay, el sur de Brasil y Paraguay. 50 millones de personas se quedaron sin suministro eléctrico en simultáneo, debido a una falla en el sistema de protección de la red de interconexión eléctrica.

El restablecimiento del servicio se produjo por partes. El litoral fue la zona que primero lo recuperó, seguida por Capital Federal y Gran Buenos Aires (zona metropolitana). El noroeste y la zona sur del país fue donde más inconvenientes hubo para recuperar el suministro eléctrico. Alrededor de las 18, las empresas Edenor y Edesur anunciaban el restablecimiento total del servicio en el país. Demoraron alrededor de 14 horas.

En algunas zonas del país, según pudo saber este diario, el servicio demoró mucho más en volver. En el barrio Islas Malvinas de la zona oeste de Neuquén Capital, por ejemplo, la luz volvió entre las 22 y las 23 horas. "La gente estaba sin agua además y re loca buscando velas, que encima estaban como cien mangos", cuenta Cristian, vecino del lugar.

A más de 24 horas del apagón, casi 10 mil usuarios continuaban la mañana de este lunes sin servicio en el área metropolitana de Buenos Aires. Desde las empresas distribuidoras de energía aseguraron que esos cortes "son los normales para un día de lluvia". La explicación no los exime de culpas: a pesar de que pagamos cada vez más, tampoco pueden garantizar un servicio como la gente a causa de la lluvia. Por ejemplo, en Florencia Varela, zona Ingeniero Ardigó, hasta el mediodía de este lunes no había vuelto la luz. "En mi barrio desde el sábado a la noche que estamos sin luz. Edesur mucho no hace, si no es por los vecinos que suben a hacer las conexiones no tenemos luz. Tendremos que esperar que pase la tormenta", cuenta una vecina de la zona.

Según indicaron desde Cammesa (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico), el domingo por la mañana se produjo un cortocircuito en la línea de 500 kV Colonia Elía - Belgrano y se desenganchó la línea de 500 kV Mercedes-Colonia Elía. Todavía no se sabe a ciencia cierta por qué se produjo el desperfecto, o por lo menos el Gobierno no ha dado explicaciones certeras.

Recién cerca de las 14 horas, el presidente Mauricio Macri se dignó a referirse al tema. En su cuenta de Twitter dijo que el corte se debió "a una falla en el sistema de transporte del litoral, cuyas causas aún no podemos precisar". "Estamos trabajando para que todos puedan tener energía lo antes posible", sostuvo.

Pasadas las 15 horas, el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, anunció en conferencia de prensa que hubo una falla cuyo origen no especificó, que generó una "reacción informática de replegamiento para evitar un conflicto mayor, lo que dio lugar al corte de luz masivo propiamente dicho".

"En las próximas 72 horas las dos empresas tienen que suministrar el informe de lo que ocurrió hasta las 7.07. Con esa información, Cammesa va a realizar un estudio y en 15 días vamos a saber cuál fue la sucesión de acontecimientos que provocó el apagón", sostuvo Lopetegui este lunes, en diálogo con radio La Red.

La falta de electricidad afectó el suministro de otros servicios elementales: la empresa AySA pidió a la población "hacer un uso racional del agua", porque no había energía para que funcione el sistema de distribución de agua potable. Las empresas de teléfono también se vieron afectadas. Desde temprano sectores de la población se quedaron sin señal y sin internet. También se vio afectado el transporte. En la ciudad de Buenos Aires no funcionaron el subte ni los trenes. Tampoco había semáforos para regular el tránsito.

Este lunes Lopetegui aseguró que "hay cero posibilidades" de que vuelva a ocurrir un apagón como el de este domingo. ¿Alguien se atrevería a apostar?

El escándalo de este domingo no quedó afuera de la discusión electoral y referentes de la oposición al macrismo se despacharon sobre el tema. "Estos cortes son el símbolo del fracaso de la política energética nacional", dijo en un tweet el candidato a presidente y compañero de fórmula de Cristina Fernández de Kirchner, Alberto Fernández. Sergio Massa, su aliado en el espacio llamado Frente de Todos, agregó que "el Gobierno debe abrir una investigación urgente y explicarle a la sociedad lo que pasó".

Si hablaran sinceramente a la población, deberían decir que lo que sucedió es el símbolo del fracaso de un sistema de servicios que se sostiene desde hace décadas y que ningún gobierno, incluido el kirchnerismo, solucionó. La privatización de los servicios se mantuvo desde los años 90, en un esquema en el que todo está pensado en función del lucro de las empresas prestadoras, en detrimento de la calidad de vida de la población. El kirchnerismo benefició a todas las privatizadas con cuantiosos subsidios, que nunca fueron destinados a mejorar los servicios. El macrismo las premió con tarifazos que pagamos todos, que cada vez carcomen más los salarios y he aquí el resultado.

Los referentes del Frente de Izquierda denunciaron esta situación a través de las redes sociales. "¡Que se vayan todas las empresas estafadoras de los amigos de Macri! Todo el sistema energético tiene que ser nacionalizado bajo gestión de trabajadores y técnicos en función de una planificación racional en beneficio del pueblo y no del lucro empresario", tuiteó Nicolás del Caño, candidato a presidente por el Frente de Izquierda-Unidad.

Fuente: http://www.laizquierdadiario.es/El-apagon-en-Argentina-dejo-al-desnudo-la-estafa-de-las-empresas-energeticas-y-el-Gobierno

 

 

                                                                                                                                                               

                 

                                        

     n° 512

30/06/2019

Frida Khalo