Ir a portada

                                                                El FMI incendia la pólvora

El FMI prosigue su labor de policía económica, cualquiera que sea el precio que deban pagar las poblaciones afectadas, para que ninguno de sus 189 Estados miembros se desvíe del camino neoliberal que les ha sido trazado. Ecuador y Argentina ilustran la situación actual.

                                                            
                                          Manifestación protagonizada por mujeres indígenas, el 12 de octubre en Quito. 

Ecuador está experimentando un poderoso levantamiento insurreccional. Desde el 3 de octubre, la ira se ha desatado en las calles del país en respuesta al anuncio de un paquete económico antisocial a cambio de un préstamo de 4.200 millones de dólares del FMI. El 3 de octubre se convocó una huelga general de transportes para impugnar las medidas económicas del gobierno de Lenín Moreno, elegido en 2017 como sucesor de Rafael Correa.

Entre ellos se encuentra el Decreto 883, que incluye la eliminación de los subsidios a los combustibles por un total de 1.300 millones de dólares, vigentes en el país desde hace 40 años. Esta medida impopular duplica automáticamente los precios de los surtidores (123% de aumento en los precios de la gasolina) y también aumenta los precios de los alimentos al transportar los alimentos desde las áreas de producción. Es un elemento clave de un paquete de reformas económicas llamado "paquetazo" neoliberal. También incluye incentivos fiscales para las empresas exportadoras y una reforma laboral para reducir de 30 a 15 días las vacaciones remuneradas de los funcionarios. El Presidente Moreno, que optó por restablecer los vínculos con el FMI, que Correa rompió en 2006, debe ahora apreciar el alcance de sus implicaciones.       

                   

                                              

 

                                                     Comercio e IED de China en Latinoamérica

Oscar Ugarteche, Arturo Martínez Paredes
exportaciones_latinoamericanas_640x233.jpg

Estados Unidos ha declarado una guerra comercial entre las dos economías más importantes del mundo donde se disputan aspectos muy diversos, el liderazgo tecnológico, los mercados y la posición de influencia económica dominante en Latinoamérica. China es un socio cada vez más importante para los países de la región, ahora en comercio e inversión, sobre todo en energéticos en Sudamérica y como comprador de commodities. Recientemente, destaca la inversión extranjera directa (IED) que realiza China en distribuidoras eléctricas de la región.         

 

                                                

 

                                                        Sobre esa otra forma de violencia


Antonio Lorca Siero
Rebelión

La mayoría de los pensantes se quedan con la idea de que la violencia se reconduce, en su plano espectacular, al irracional comportamiento de ciertas personas o grupos que tratan de imponer sus ideas —si es que las tienen— o sus intereses, haciendo ostentación de la fuerza bruta para intimidar a sus víctimas. Sin embargo el asunto de la violencia no solo se manifiesta dando muestras de salvajismo porque, aunque continúa latente y sale a la superficie aprovechando cualquier ocasión que lo propicie, al compás del avance de la civilización la fuerza ha tomado otros caminos no tan espectaculares, pero no menos efectivos.

Sus resultados, dirigidos a intimidar también, prescinden en gran medida del aspecto físico e inciden en el psicológico y, aunque no llamativo, acaba por surtir los mismos efectos en quienes la sufren. Este es el caso de la violencia económica que al más alto nivel se ejerce sobre las personas de forma discreta y con características de racionalidad, pero sus efectos negativos se aprecian en el plano de la existencia, condicionando la manera de vivir de las masas.      

 

                                                    

 

                      

«El imperialismo norteamericano se vale de Haití para sabotear la unidad regional»: entrevista a Camille Chalmers

21 de octubre por Camille Chalmers , Lautaro Rivara


                                           

Camille Chalmers es uno de los intelectuales más reconocidos del Caribe, y su labor como docente e investigador tiene una proyección global. Economista, especialista en el análisis de los procesos de integración y en la formulación de políticas públicas alternativas. Coordina la plataforma PAPDA y es uno de los dirigentes políticos de mayor renombre en el país, en tanto dirigente del Foro Patriótico y la articulación ALBA Movimientos. En esta entrevista ofrece un análisis del ciclo de multitudinarias protestas en su país y sobre las razones de la crisis. También realiza un balance de los 15 años de ocupación internacional en Haití y sobre los desafíos de la integración regional en América Latina y el Caribe.
Lautaro Rivara:
     Desde el año pasado, hemos visto manifestaciones de una masividad sin precedentes. ¿Tienes una estimación de cuanta gente se ha movilizado en los últimos dos años? ¿Cuáles son, brevemente, las causas que empujan a la población haitiana a las calles una y otra vez?             

 

                                              

 

                   

                                  Crisis bancaria y económica: las soluciones de Proudhon

Publicado: Martes, 08 Octubre 2019 Por: P. Paraire 

Es de buen tono entre los economistas marxistas considerar a Proudhon como una especie de acémila. En cuanto a los economistas burgueses, ironizan sobre el proyecto de "Banco del Pueblo" de un utopista confuso al que la realidad ha llamado al orden al exigirle el reembolso a sus suscriptores incluso antes de la apertura efectiva de su "banco de cambio". Estábamos en 1848.

Pero hoy día le tocaría sonreír a Proudhon. La crisis norteamericana de las "subprimes", convertida en crisis bancaria mundial, muestra una serie de infartos en la circulación del capital, asociada al humillante fracaso de la "especulación a toda costa". Cuestionando la dominación estatal sobre la economía mundial tanto como la teoría liberal del "laisser faire", el crack de 2008 se parece a un tsunami: el maremoto ha tenido lugar y el mar se ha retirado. Pero numerosos veraneantes ingenuos siguen en la playa y creen que podrán seguir recogiendo cangrejos y coquinas. En realidad la ola, a la larga, se expande y avanza. Un recesión de gran amplitud va a golpear al comienzo del año 2009 a todas las economías frágiles por el bloqueo de los créditos, mientras que algunos plutócratas advertidos presionarán un poco más a los pueblos.                    

          

 

 

 

 

 

 

 

                                           

 

                                                

 

 

                                             

 

 

 

 

 

 

RESPONSABLE DE LA SECCIÓN ECONOMIA:  Gervais Constant   

31/10/2019

 n° 516

Frida Khalo