Semanario ALTERNATIVAS

Ir a portada
ANALISIS

En torno al gobierno del MAS y la situación política boliviana

 

La discusión sobre ¿cómo debe actuar el socialismo

 

revolucionario en Bolivia?

 

 

 

La Agrupación Marxista Revolucionaria es un núcleo revolucionario de La Paz, Santa Cruz, Cochabamba y Potosí,  de orientación socialista obrera que actúa en las organizaciones de obreros fabriles y en las universidades. En la izquierda socialista boliviana se lleva a cabo debate permanente en torno al gobierno del MAS y cómo se debería desarrollar la alternativa revolucionaria socialista en el País. En general existen tres posiciones dentro de éste debate (esto incluye además a distintos comentaristas extranjeros y partidos de izquierda de otros países): a) acompañar al MAS, por que se trataría de un autentico gobierno de transición socialista, cuyo apoyo efectivizaría el proceso de cambio; b) hay que combatirlo por que sería un gobierno burgués aliado indirecto del capitalismo mundial, y; c) se debe construir un partido independiente con un programa de transición socialista, concluyendo que el MAS no es un partido revolucionario, que, aunque expresa una serie de contradicciones no resueltas de la formación social boliviana, es menester organizar a la vanguardia capaz de superar este periodo y destrozar la resistencia oligárquico imperialista llevando a cabo en los hechos las transformaciones sociales mas urgentes que exigen los movimientos sociales del País. →→→→SIGUE

 

Los ejércitos se preparan para el combate urbano


Philippe Leymarie

Beirut, Mogadiscio, Grozni, Mitrovica, Kabul, Abiyán, Gaza… Tres cuartos de los conflictos se desarrollan hoy en día en centros urbanos, en medio a las poblaciones, cuando no en contra de ellas. Las doctrinas, las tácticas y las estrategias militares sufren transformaciones y se desdibujan las fronteras entre defensa y seguridad.


“Nunca hubiera imaginado entrenarme un día en un campo que sirvió antes a mis antiguos adversarios –sonreía, en noviembre de 2007, el coronel francés Pierre Esnault–. El Muro realmente cayó…”. El coronel comandaba en ese momento el Primer Regimiento de Tiradores de Epinal (Vosges, Francia), en ejercicio en Altengrabow, una antigua base soviética situada a 60 kilómetros al sur de Berlín que había funcionado como campo de prisioneros durante la Segunda Guerra Mundial. Abandonados, invadidos por la vegetación, algunos monumentos celebran allí la marcha victoriosa del Ejército Rojo sobre la capital alemana. Con sus interminables filas de cuarteles desafectados que se extienden sobre más de 8 km 2 , este campo, hoy administrado por la Bundeswehr, es el único en Europa que puede servir de teatro a un ejercicio de gran amplitud en un medio urbano.

Aunque habían sido debidamente advertidos, los berlineses –que desde principios de los años ’90 no asisten al espectáculo de una ocupación militar– quedaron estupefactos ante un despliegue tan masivo de soldados franceses: 1.500 hombres, 450 vehículos –un centenar de blindados–, decenas de helicópteros y aviones, destacamentos de fuerzas especiales, de inteligencia militar, e incluso de cinotécnica (perros), enviados durante tres semanas a 900 kilómetros de sus bases en el este de Francia, para librar una “Batalla de Rosenkrug”, que simulaba la recuperación de una importante localidad.

“Arrasar ya no es aceptable”  

En Francia, se han multiplicado los ejercicios urbanos en condiciones más reales: 800 militares y 200 carros blindados se desplegaron en abril de 2008 en la ciudad de Sedan, durante una maniobra predominantemente logística que puso el acento en el tratamiento de los heridos, la protección de los convoyes y la evacuación de los residentes, “en correspondencia con los compromisos militares actuales: Kosovo, Afganistán, Costa de Marfil, Líbano”, según señaló el Ministerio de Defensa.

El mes siguiente, la maniobra “Anvil 08”, en el marco de la preparación de la Fuerza de Reacción Rápida de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) puso a 1.500 hombres frente a cuatro edificios de la marina nacional, en las playas y en la ciudad de Fréjus (departamento de Var), para probar la “seguridad y la evacuación de la población ante una amenaza de grupos paramilitares y terroristas”. En 2007, un ejercicio de combate urbano “en tamaño natural”, con 1.200 militares y un importante apoyo aéreo, fue llevado a cabo por la 11ª Brigada Paracaidista en el centro de la ciudad de Cahors, en el departamento de Lot.

A partir de 2005, el “mandato Azur” (Acción en Zona Urbana) impuso a dos grandes brigadas de combate del ejército terrestre francés “reforzar su capacidad para actuar en zonas urbanas, cualquiera sea la intensidad del combate, y al mismo tiempo llevar a cabo operaciones humanitarias en beneficio de la población, ante un adversario cuyo armamento y modos de acción son cambiantes”, una directiva que se extendió, a partir del año pasado, al conjunto de las brigadas, obligadas ahora a familiarizarse con el combate en “zonas habitadas”.

Esta toma de conciencia se apoya en primer lugar en datos demográficos, ya que la población de las ciudades se ha multiplicado por cinco desde el comienzo del siglo pasado. Mas de 280 aglomeraciones del mundo superan el millón de habitantes; y 26 tienen más de siete millones de almas. En 2025 se espera que dos tercios de los ocupantes del planeta sean urbanos; y algunos apuestan a que llegarán al 85% en 2050… Tradicionalmente, las ciudades más grandes concentran los principales poderes (político, económico, social, cultural); conforman una encrucijada de comunicaciones (transporte y telecomunicaciones) y un espacio mediatizado que actúa como una caja de resonancia. →→→→SIGUE

 

La jauría, la fe ciega de los necios y la hipocresía de Obama

Sigue en marcha el Plan detallado para la invasión y la ocupación permanente de Cuba; por Antonio Maira


inSurGente.- Algunos de los elementos fundamentales de la Ley Helms Burton que la definían como un intento estructurado y violento para la invasión de Cuba, que reunía elementos de distinto tipo: desde la entrega del “mercado humanitario” a los EEUU y sus agentes (que operaría en un país castigado por un bloqueo criminal, como lo hizo en Iraq), hasta la concesión de un monopolio informativo a la producción de propaganda que llegaría sin restricciones desde los satélites de comunicaciones controlados por el Pentágono, la Secretaría de Estado o las grandes compañías destinadas a recolonizar Cuba, aparecen descaradamente en las medidas aprobadas por Obama.  Comienza también –en esta fase del “cambio Obama”- una propuesta de represión generalizada bajo la única autoridad y justicia de Washington. La cárcel de Guantánamo, con sus terribles justificaciones, extendería sus barrotes, sus jaulas, su metodología de la destrucción, la humillación, la sumisión, y la muerte a todo el territorio y a la población completa de Cuba. “Libertad” sería el sello de la servidumbre y la obediencia.  Weyler retorcerá sus huesos de alegría, y los negros linchados en el “profundo sur” de Missisippi o Alabama conservarán sus gestos de espanto al mirar al hermano Barack.


Aparece también el inicio de la persecución a la enorme mayoría más digna del pueblo cubano; los miembros del partido comunista y las organizaciones de masa: los responsables y sostenedores de un proyecto social y económico igualitario, fraternal y solidario. El pueblo soberano de Cuba. El humanista Obama, “sonrisas y publicidad en cada acto por más cotidiano que sea”, quiere negar los derechos humanos básicos y los derechos políticos, sociales y económicos a la totalidad del pueblo cubano que se ha encuadrado en las organizaciones de la revolución: sindicatos de trabajadores, mujeres, organizaciones barriales, estudiantiles.

Los EEUU serían fuente única de distribución de derechos, bienes servicios y “plazas en campos de concentración para los excluidos”. Washington estaría por encima de la ley, fijaría la constitución básica y absorbería la soberanía del pueblo de Cuba. La nueva sociedad se basaría en la coacción, la amenaza, el premio a la traición, y la entrega al enemigo constante e implacable de Cuba. El Guantánamo de la “base-campo de concentración” se extendería a toda la isla. El nuevo presidente actúa sobre la imbecilidad generada en “occidente” por una campaña de muy largo recorrido y muy largo plazo para condicionar y crear, sobre ocultaciones y falsedades, una “opinión pública” muy agresiva contra Cuba.  Vean en “leer más” el texto de Obama y un análisis sobre el mismo: el imperialismo sigue su rumbo también lo sigue la resistencia de los pueblos. Esa es la batalla. La misma que define la crisis catastrófica que se abate sobre las inmensas mayorías en todos los pueblos del mundo. →→→→SIGUE