Compartir esta página


Economista uruguayo criticó tratados de protección de inversiones


El jueves 7 de junio, se llevó a cabo el taller "Inversiones y Soberanía en Uruguay y el Contexto Regional", organizado en Montevideo por REDES – Amigos de la Tierra Uruguay y el Programa Uruguay Sustentable. La actividad sirvió para profundizar sobre la problemática de los Tratados de Protección de Inversiones y sus consecuencias para la aplicación de políticas públicas en Uruguay y la región.

En ese marco, el economista uruguayo Jorge Notaro vinculó el flujo de las inversiones internacionales con la acumulación del capital, y recordó, como por si acaso, que dentro de poco tiempo, más precisamente en 2016, se cumplirán 100 años de la publicación del libro "El imperialismo, fase superior del capitalismo" de Vladimir Lenin, que en cierta manera adelantó lo que pasaría más adelante con la Segunda Guerra Mundial y el nuevo mapa político internacional que configuró.

Notaro detalló que desde ese momento la acumulación de capital en los países desarrollados ha continuado provocando flujos de inversión hacia otros países, con dinámicas que han ido cambiando con los años.

Más en el plano local, habló de cómo Uruguay, a instancias del movimiento sindical y otras organizaciones sociales, se salvó de la ola de privatizaciones de los años 90, dejando un panorama mejor al que encontró, por ejemplo, el ex presidente argentino Nestor Kirchner cuando asumió. En ese momento, y como consecuencia de las políticas del menemismo, Kirchner encontró a todos los servicios públicos privatizados, por ejemplo los trenes, el petróleo y la telefonía.

Según Notaro, a principios del siglo XXI hay una nueva ola de privatizaciones, ahora en busca de recursos naturales (tierra, agua, recursos mineros), que están amparadas en tratados bilaterales de inversiones.

El economista consideró que los Tratados de Protección de Inversiones y los tribunales de arbitraje internacional -como el CIADI-, significan una pérdida de soberanía para los países, y negó la idea de que no existan alternativas a esas herramientas. "Brasil nunca firmó tratados bilaterales de inversiones, y los conflictos con las transnacionales se dirimen en la Justicia brasileña. Bolivia y Ecuador están denunciando esos tratados y renegociando uno por uno. Pero Uruguay sigue firmando, y cada tratado es un poco de soberanía que se pierde", se lamentó.

Notaro piensa que "no hay justificaciones" para decir que es necesario darle garantías al capital, y que tanto Argentina como Uruguay deberían hacer lo mismo que Brasil, además de regular la entrada y salida de capitales, algo que en el caso uruguayo está establecido a través de un decreto de la última dictadura militar.

Al momento de hablar de las alternativas, Notaro resumió su punto de vista planteando la necesidad de una "política de inversiones nacional y popular". Eso incluye que los trabajadores tomen conciencia y aprendan a gestionar la economía ("sembrar socialismo dentro del capitalismo).

En el caso de Uruguay, y vinculado a esto, dijo que el Instituto Nacional de Colonización es "una buena herramienta", aunque sería "un grave error" si el gobierno no concreta la entrega de las 250 mil hectáreas que prometió para este período.

Luego recordó cómo en el caso de la empresa nacional Conaprole (Cooperativa Nacional de Productores de Leche) los productores lecheros pasaron a participar en la fase de industrialización; y planteó que algo similar podría hacerse en la industria frigorífica, a través de un control tripartito de la cadena, con la participación de trabajadores, productores y el Estado.

Fuente: http://www.radiomundoreal.fm

 

 

 

 

       

 

 

  

Ir a Portada
ECONOMÍA

 

 

 

   
N°222----15/06/2012