Compartir esta página
 

 

 

 

       

 

 

  

Ir a Portada

                    

 

Siembran decenas de bases militares en América Latina

 
  EMILIO MARÍN


Que se sepa, la más reciente base militar norteamericana es la inaugurada en abril pasado en Chile. Está en el fuerte Aguayo, en Concón, región de Valparaíso, a 180 kilómetros al oeste de Santiago de Chile y el Comando Sur norteamericano destinó medio millón de dólares para su construcción.
Ya estaba en operaciones y criticada por numerosas organizaciones sociales, cuando ese mes visitó el país el secretario de Defensa, Leon Panetta. Preguntado sobre el significado de la base, se limitó a decir que servirá para adiestramiento de personal interviniente en misiones internacionales de paz, de las que forman parte doce países latinoamericanos (entre ellos Argentina).
Panetta restó importancia al rol que juega EE UU en esta base, afirmando que es Chile el verdadero dueño. No convenció a casi nadie.
Entidades de derechos humanos firmaron una declaración de ocho puntos repudiando la instalación militar. Y recordaron que el último golpe de Estado en el subcontinente, perpetrado en junio de 2009 en Honduras, contó con el empleo de la base estadounidense asentada en ese país.
Manuel Zelaya, el presidente constitucional, fue apresado en su domicilio, secuestrado por los golpistas y conducido a la base de Soto Cana, Palmerola, como primer paso antes de su deportación forzosa a Costa Rica.
Esos organismos humanitarios de Chile sufrieron, como su población, en carne propia, los avatares de la injerencia norteamericana de los ´70, con el golpe de Estado de Augusto Pinochet, precedido por el Operativo Unitas a las puertas de Chile en setiembre de 1973.
En cambio es más discutible discernir cuál es la base militar más antigua de los yanquis. Algunos dirán que es la que usurpan en Guantánamo, Cuba, donde impusieron a la naciente y fallida república la concesión a perpetuidad de la zona, garantizada "legalmente" con la Enmienda Platt de 1902.
Otros creerán que la de mayor antigüedad es la Escuela de las Américas que funcionaba en la zona del canal de Panamá y que luego de los acuerdos Carter-Torrijos fue desplazada a Fort Benning, en Georgia.
Entre las más viejas que no le pertenecen directamente hay que mencionar a la base británica de Mount Pleasant, en Malvinas, isla Soledad, donde desde hace mucho tiempo están plantados los ingleses usurpadores. Por los convenios de colaboración entre miembros de la OTAN, como son EE.UU. y el Reino Unido, no cabe duda que lo que los norteamericanos demanden de colaboración del socio, lo tendrán al instante. Esa cooperación entre imperios se verifica con otra base que depende de Mount Pleasant, la isla de Ascensión, británica, pero cuyo aeropuerto fue arrendado a EE UU en 1956. La fuerza aérea yanqui lo opera desde entonces.
En algunos casos una base es abierta y luego, por motivos políticos adversos, debe ser cerrada. Es lo que sucedió con la de Manta, en Ecuador, creada por el colaboracionista coronel Lucio Gutiérrez y cerrada en 2009 por el patriota Rafael Correa. Lamentablemente son más las que se abren que las que se cierran por esos motivos de presidentes antiimperialistas.

Intentos en Argentina.
El Comando Sur norteamericano, dirigido desde junio de 2009 por el general de la Fuerza Aérea, Douglas Fraser, manda desde su base central de La Florida.
Tanto Fraser como sus antecesores en el comando, los generales Charles Wilhem en 1999, Peter Pace en 2001, James Hill en 2004 y Bantz Craddok en 2005, y por el almirante James Stavridis en 2007, han tenido una preocupación política y un dispositivo militar correspondiente.
La preocupación, casi se diría obsesión, es el aumento de gobiernos díscolos con Washington; a la eterna Cuba, nunca digerida, se fueron sumando con sus propios tiempos y acentos, gobiernos como el de Correa, Evo Morales y sobre todo, el de Hugo Chávez en Venezuela.
Secundariamente también han molestado al Comando de La Florida gestos insumisos de Brasil y Argentina, que aún en medio de relaciones relativamente amistosas desafiaron las políticas de bloqueo a Cuba y aislamiento a Venezuela.
Todavía debe recordar con amargura el general Fraser el incidente con el avión suyo con armas, equipos y drogas que el gobierno argentino no permitió desembarcar luego de aterrizar en Ezeiza, en febrero de 2011.
El militar debe pensar que los gobernantes argentinos son desagradecidos porque todo ese cargamento iba para oficiales norteamericanos que harían un curso con oficiales de la Policía Federal "Argentina".
Como Argentina es una pieza importante en el tablero político latinoamericano, el Pentágono siempre insiste en poner la bota en el lugar. A fines de 2011 el ministro consejero de la embajada norteamericana en Buenos Aires y el agregado militar, comandante Edwin Passmore, fueron recibidos por el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich.
El motivo de la reunión era continuar las conversaciones sostenidas ya en 2007 por Capitanich con el entonces embajador norteamericano, Earl Wayne, que apuntaban a crear una base de operaciones supuestamente humanitarias en esa provincia del noreste.
El año anterior la embajadora norteamericana, Vilma S. Martínez, había acompañado al general Fraser, de visita en Buenos Aires, hasta el despacho de la ministra Nilda Garre. Los tres sonrieron para la foto, que está colgada en el álbum de la embajada.
Este año se aceleraron los tiempos, pues el 18 de marzo Capitanich recibió en su despacho a la comitiva del Comando Sur, integrada por el comandante Passmore y otros funcionarios de la embajada. Luego del encuentro Passmore fue el vocero oficial de la administración chaqueña, pues informó de lo tratado. Dijo que estaba en su etapa final la "Central de Emergencias" construida con fondos del Comando Sur en el aeropuerto de Resistencia.

Tropezón que no es caída.
Esta información detonó un escándalo político. El gobernador tenía muchos antecedentes de pronorteamericano, como le había manifestado a Wayne en 2008. Cables de WikiLeaks revelaban que Capitanich se había manifestado contrario al sentimiento antinorteamericano que imperaba en amplias franjas de la sociedad argentina. Esto no podía llamar la atención de quien ingresó a la política de la mano de Domingo F. Cavallo y en 2002 fue jefe de Gabinete de Eduardo Duhalde. Como Daniel Scioli, Sergio Massa, Alberto Fernández y Amado Boudou, Capitanich sintoniza bien la onda de EE UU.
El proyecto del Comando Sur albergado por Chaco levantó mucha polémica en la provincia y el país. Hubo dos marchas populares, en abril y mayo, de miles de personas hacia el aeropuerto de Resistencia, para denunciar el plan yanqui, que en principio luce como humanitario pero que, viniendo de quien viene, tiene claras y peligrosas connotaciones políticas y militares.
Como se denunció, qué casualidad que la "Central de Emergencias" esté ubicada sobre el Acuífero Guaraní, la cuarta reserva mundial de agua dulce del planeta. Del lado paraguayo ya existe desde 2006 la base Mariscal Estigarribia, con 600 marines que vinieron con argumentos humanitarios y aún están allí.
El propio gobierno de Cristina Fernández estaba en difíciles condiciones para avalar el proyecto de Capitanich. Es que Argentina había votado en contra de un proyecto de inspiración estadounidense presentado en una reunión reciente de la OEA y la Junta Interamericana de Defensa. Se pretendía que los militares de cada país, ante una catástrofe natural, terremoto o inundaciones, etc, pudieran decidir aún sin autorización de las autoridades civiles.
Entre otros antecedentes negativos de esa intervención "per se", se citó el caso de Chile, cuando -tras el terremoto de 2010- los Carabineros asesinaron a una persona considerándose por encima de las leyes en esa emergencia.
Al final Capitanich tuvo que cambiar de medio a medio su iniciativa.
El 22 de mayo último envió un proyecto de ley a la Legislatura para que la tristemente célebre "Central de Emergencias" pase a depender de la Defensa Civil, propia, que no podrá dar participación a ninguna fuerza militar foránea.
Esto fue un fracaso grave del imperio y sus políticos afines, de la embajada gringa y su Comando Sur.
De todas maneras, los militares norteamericanos no se darán por vencidos. Cuando tropiezan y caen en un lado, tienen otros planes previos o sucedáneos para seguir con su plan militarista.
Un ejemplo claro lo dieron en Manta. Cuando el presidente Correa les cerró esa instalación clave sobre el Pacífico, salieron rápidamente a reclamar que el entonces mandatario colombiano Alvaro Uribe les cediera siete nuevas bases en Colombia. Y también abrieron otras tres en Perú. No sería extraño que ante la negativa final de Argentina en Chaco, el Comando Sur fortalezca la base de Concon en Chile y la de Mariscal Estigarribia en Paraguay.
Para Fraser, pero sobre todo para sus jefes Panetta y Barack Obama, en estos tiempos de crisis económica hay que tener listos los marines, los aviones, los misiles, la IV Flota y el multimillonario presupuesto del Pentágono (664.000 millones de dólares).

Fuente: http://www.laarena.com.ar


 

 

"MARINES CON LICENCIA PARA MATEAR"

Rambos. Los marines seals actúan por afuera del protocolo militar clásico y reportan directamente al estado mayor conjunto.

La costa uruguaya es hoy un teatro de operaciones de la fuerza militar más letal de los Estados Unidos: los temibles marines Seals. El comando que asesinó a Osama Bin Laden entrena al Cuerpo de Fusileros Navales uruguayos. El Consejo de Defensa regional no fue consultado al respecto.

La costa uruguaya, un punto estratégico de la Cuenca del Plata, hoy es un teatro de operaciones de la fuerza militar más letal y despiadada de los Estados Unidos: los temibles marines Seals. En concreto, quince militares de este grupo de elite del Pentágono, encargado de liquidar en cuarenta minutos al ex número uno de la red Al Qaeda, Osama Bin Laden, y que tuvo una participación central en la invasión a Panamá de 1989, está entrenando desde el último 15 de mayo, y por un mes de duración, al Cuerpo de Fusileros Navales de la Armada uruguaya en "intervención de embarcaciones ilícitas". El hecho cobra relevancia por varios motivos. En principio, el ejercicio de cooperación en defensa suscripto por el ejército uruguayo con una potencia militar extrarregional no fue informado al Consejo de Defensa Sudamericano (CDS), como acordaron hacer los ministros del área en la Cumbre de Quito de 2010 en un intento de armonizar las relaciones entre las Fuerzas Armadas vecinas. Pero, además, el acuerdo entre Montevideo y el Pentágono va a contramano de todo lo que avanzó el proceso de integración regional en materia de seguridad y defensa. Es decir, durante los últimos años, en Sudamérica perdió influencia la Doctrina de Seguridad Nacional, se cerró la Escuela de las Américas y se creó un Centro de Estudios en Defensa dentro del CDS. En este contexto, entonces, resulta ilógico pensar que un comando integrado por marines al estilo rambo esté operando en la apacible ribera oriental, un lugar que parece estar más a tono con la alta temporada veraniega que en ser un foco más del terrorismo global islámico.
Igualmente, una alta fuente parlamentaria del Frente Amplio –quién pidió no dar su identidad– justificó a Miradas al Sur la decisión del gobierno uruguayo por el hecho de que: "Nuestro ejército quiere entrenarse con los mejores. También tenemos un acuerdo de cooperación con las fuerzas armadas venezolanas. Por ser un país con una extensa frontera marítima tenemos obligaciones para frenar la pesca ilegal o el narcotráfico. Igualmente, el próximo lunes (por mañana), el tema será discutido en la mesa política del partido, donde la presidenta de la Comisión de Defensa (que pertenece a la corriente interna que lidera el presidente José Mujica) del Parlamento dará un amplio informe a los compañeros". Sin embargo, el líder sindical Juan Castillo –candidato a presidir el Frente Amplio en los últimos comicios internos– mostró un criterio contrapuesto cuando hablo con Miradas al Sur sobre esta polémica: "El ingreso de los marines norteamericanos a nuestro país nunca fue discutido en las filas del Frente Amplio ni tampoco se hizo público en la agenda legislativa. Lamentablemente, un tema tan sensible se aprobó sobre tablas en el Congreso sin previo paso por ninguna comisión parlamentaria. Hay más información en el exterior que en el propio Uruguay sobre la estadía en nuestro país de los soldados de elite estadounidenses".
Una vez que este semanario se anotició, según Castillo, del cepo informativo sobre los marines norteamericanos, intentamos hablar con el Ministerio de Defensa oriental. En la cartera dirigida por el ex guerrillero tupamaro Eleuterio "El Ñato" Fernández Huidobro, pudimos hablar vía telefónica con el asesor ministerial Roberto Caballero, quien se limitó a decir: "De este tema no hablamos. Es un asunto de la Armada". Pero, en dicho cuerpo, el capitán de navío Sergio Bique –jefe de Relaciones Públicas de la Armada– ya aclaró que: "Este curso forma parte de los adiestramientos para prepararse en las contingencias ilícitas de buques por piratería o por terrorismo". Por último, alguien que es parte de la mesa chica regional cada vez que hay una cumbre de defensa explica este desajuste entre el poder político y el militar de forma contundente: "El caso de los Seals es un ejemplo del bajo nivel de conducción política que ejercen algunos ministerios de Defensa y los gobiernos nacionales sobre las FF.AA. Estos cuerpos castrenses se siguen manejando en sus relaciones externas, en particular con los EE.UU., en base a un esquema viejo, perimido, propio de las últimas dictaduras".
Por otro lado, según la periodista de Visión Siete Internacional Telma Luzzani –quien en pocos meses publicará un libro titulado "Las bases militares norteamericanas y la IV Flota en Sudamérica–, la decisión del gobierno uruguayo sigue siendo difícil de justificar. "Es llamativo por dos situaciones. Primero, Uruguay no avisó al Consejo de Defensa Sudamericano, donde ya se acordó intercambiar información en presupuestos militares y ejercicios de cooperación. Además, Unasur casi se quiebra dos años atrás cuando el ejército colombiano, con el auxilio del Comando Sur, violó la soberanía de Ecuador y quedó al desnudo la presencia militar extra-continental en Sudamérica. Por último, si la excusa es que se trata de un acuerdo existente previo, tampoco es valedero como razón. Por caso, el gobierno argentino acaba de revocar, políticamente, el convenio que la provincia de Chaco había hecho con el Pentágono", advierte Luzzani, y acto seguido aclara que "el problema no es el ejercicio en sí, sino que le abrís las puertas a una fuerza extranjera y que le das la posibilidad de reconocer tu territorio, de generar lazos entre los ejércitos; le regalas, en definitiva, inteligencia e información". Por último, Juan Castillo reconoce que "es un profundo error del gobierno pactar un contrato militar con la armada norteamericana porque lesiona la histórica posición latinoamericanista del Frente. Esto, claro, evidencia las contradicciones de nuestra fuerza política". Desajustes y diferencias de criterio internas que estuvieron al rojo vivo cuando el ex presidente Tabaré Vásquez para defender la papelera Botnia con el auxilio del Comando Sur norteamericano.

Fuente: MIRADAS AL SUR

 



Entrevista /Diputado argentino Carlos Martínez (1)

Base-militar en Argentina

 

Gobernador de El Chaco negocia el post-kirchnnerismo
Por Indira Carpio Olivo y Ernesto J. Navarro (*)

En entrevista con el programa La Brújula del Sur (2), Carlos Martínez diputado del movimiento Libres del Sur en la provincia de El Chaco, en el noreste argentino, aseguró que si existe una instalación del Comando Sur en la zona, autorizada por el gobernador Jorge Capitanich.
El gobernador de la provincia de El Chaco se está preparando para lo que él llama el post-kirchnnerismo. Se está colocando, desde el punto de vista político, como un futuro aliado incondicional de Estados Unidos en la región”.
Pero, ¿Cómo es que éste gobernador se salta al gobierno nacional? ¿Se lo salta? ¿Qué pasa en El Chaco argentino?
En nuestro programa, le hemos hecho seguimiento a la instalación de Bases Militares estadounidenses en América del Sur. Lo hemos hablado con la mexicana Ana Esther Ceceña (3), directora del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica.
También con ex vicecanciller de Ecuador, Kintto Lucas (4). Y en lo específico, hemos abordado la instalación de un emplazamiento de Estados Unidos en El Chaco argentino. con los periodistas bonaerenses Walter Goobar (5) y Stella Calloni y más recientemente, el Nóbel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel (6).

La historia nosotros la seguimos así
El 20 de marzo de 2012, el sitio web www.matrizur.org publica una nota en la que se asegura que el gobernador de la provincia de El Chaco, Jorge Capitanich otorga permiso para instalar una base militar del Comando Sur, en ese territorio argentino (7).
Dicha base tendría como epicentro el aeropuerto internacional de la zona que gobierna Capitanich, muy cerca de la denominada triple frontera donde se encuentra el majestuoso acuífero guaraní.
Tras una presión mediática y social, el gobernador se vio obligado a negar que se tratara de una base militar, sino de un centro de ayuda para emergencias donado por EE.UU. Una cascada de publicaciones de prensa habrían conseguido la intervención del gobierno de Cristina Fernández y con ello abortar la “iniciativa” del gobernador, según nos contó para La Brújula del Sur, el periodista Walter Goobar (8).
El gobernador, informaron los medios, habría enviado una iniciativa de ley que, para muchos, rectificaba el acuerdo hecho con Estados Unidos…
Las alarmas sonaron nuevamente cuando Diputado provincial Carlos Martínez, cuestionó la iniciativa ya que el texto sólo “ratifica los acuerdos del gobernador Capitanich con el gobierno de Estados Unidos”.

Como si fuese presidente
Este lunes 11, periódicos de El Chaco publicaron que el Gobernador Capitanich se encontraba en Estados Unidos mostrando a grupos inversores (como JP Morgan, Goldman Sachs) dando a conocer a los empresarios la ubicación geográfica estratégica del Chaco, con una conexión ideal entre Este y Oeste a través del corredor bioceánico, así como de Norte a Sur por medio de la Hidrovía Paraná Paraguay (9).
De estás reuniones siempre es más importante lo que no se dice ¿Qué hace en EE.UU el gobernador? Preguntamos al diputado Martínez.
Su viaje a Estados Unidos, sus reuniones con inversores que provocaron la gran crisis y que su agenda incluye visitas al Departamento de Estado, prácticamente tomando las riendas de las relaciones, como si fuera un presidente de la nación, Eso evidencia su visión estratégica. Lo que sorprende es el llamativo silencio del gobierno nacional”.
----
Si desea escuchar la entrevista completa al diputado chaqueño Carlos Martínez, el AUDIO aquí:
http://soundcloud.com/labrujuladelsur1/entrevista-carlos-mart-nez
----
(*) Periodistas intragables
indiracarpio.blogspot.com @icarpio / ernestojnavarro.blogspot.com @ernestojnavarro
----
Para ampliar las informaciones:
(1) Carlos Martínez es diputado provincial en El Chaco por el movimiento Libres del Sur.
(2) La Brújula del Sur es un programa que se transmite en la emisora del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, Alba Ciudad (albaciudad.org, @albaciudad, 96.3 FM) y Radio Rebelde (radiorebelde.info, @radiorebelde915, 91,5 FM), conducido por Ernesto J. Navarro y producido por Indira Carpio Olivo.
(3) Ana Esther Ceceña: Presidenciales en Venezuela, foco de agresión de EEUU: http://www.aporrea.org/actualidad/n206387.html
(4) Kintto Lucas: TLC son las nuevas formas de colonizar: http://www.aporrea.org/internacionales/n203758.html
(5) Walter Goobar: En Argentina SI fue instalada una base militar estadounidense http://www.aporrea.org/tiburon/a143132.html
(6) Adolfo Pérez Esquivel: Venezuela debe decidir entre transformación o volver a ser colonia de EE.UU: - http://ernestojnavarro.blogspot.com/2012/06/venezuela-debe-decidir-entre.html
- http://indiracarpio.blogspot.com/2012/06/venezuela-debe-decidir-entre.html
(7) Argentina: gobernador del Chaco da permiso al Comando Sur para instalar una base militar de “Ayuda Humanitaria” http://www.aporrea.org/tiburon/n201515.html
(8) Walter Goobar: Gobierno argentino abortó base del Comando Sur: http://ernestojnavarro.blogspot.com/2012/06/gobierno-argentino-aborto-base-del.html
http://indiracarpio.blogspot.com/2012/06/gobierno-argentino-aborto-base-del.html
(9) Ante empresarios en Estados Unidos, Capitanich expuso las oportunidades de inversiones en el Chaco: http://www.diarionorte.com/noticia.php?numero=85057


http://indiracarpio.blogspot.com
Las libertades no se dan, SE TOMAN.
KROPOTKIN / Palabras de un rebelde / 1883.

 


 

Una avanzada del Comando Sur en Uruguay

Elsa Bruzzone
13 Junio 2012,
 

 Foto: Referencial Agencias.
En los últimos tiempos Sudamérica se ha visto sometida a una especie de ofensiva por parte del llamado Comando Sur de los EEUU con sucesivos intentos de instalar nuevas bases militares en la Región, como en el caso que denominamos “El Comando Sur en El Chaco” rápidamente abortado gracias a la inmediata y eficaz acción de las autoridades del gobierno argentino. Pero otros casos, en cambio, han tenido pleno éxito como los que denominamos “el Comando Sur en Chile” y “el Comando Sur en Perú”. Habría que preguntarse a qué se debe esta ofensiva que despliega el mencionado comando. 

Quizá sea una contrapartida por la exitosa evolución que va tomando el desarrollo de la Celac y de Unasur con su Consejo Sudamericano de Defensa, o el abandono de su adhesión al TIAR por parte del resto de los países del Alba que aún se mantenían en este Tratado. 

Quizá aprecian que ha llegado la hora de cerrar el cerco de vigilancia militar sobre los ingentes recursos naturales estratégicos de la Amazonia y del agua potable del Acuífero Guaraní. Sea cual fuere la causa, lo cierto es que estas belicosas actividades ahora se han iniciado en el país quizá menos sospechado: Uruguay. No se debería dejar de considerar que gran parte del territorio del país hermano se despliega sobre las aguas subterráneas del Acuífero Guaraní.

Durante los últimos días hemos asistido a una serie de acontecimientos que han ocurrido en Uruguay y que fueron difundidos por los medios de comunicación del país hermano. He aquí los hechos.

Desde el 15 de mayo fuerzas especiales de Mar, Aire y Tierra (SEALs por su acrónimo en inglés) de la IV Flota de la Marina norteamericana (Comando Sur) están en Uruguay. Llegaron con el propósito de “entrenar a efectivos del Cuerpo de Fusileros Navales (FUSNA) de la Armada Nacional en Contra Interferencia Ilícita de Buques (CIIB)” por solicitud de la Armada uruguaya, la cual fue aprobada por el Ministerio de Defensa y el Presidente. La autorización para el ingreso de los militares norteamericanos con su armamento fue enviada como Proyecto de Ley por el Poder Ejecutivo. Se señaló que esta presencia militar del Comando Sur fue tratada en el Parlamento de manera urgente. 

El Proyecto de Ley ingresó a la Comisión de Defensa de Diputados y fue analizado en la sesión del 2 de mayo a la que compareció el Contralmirante Daniel Núñez del Comando General de la Armada del Uruguay quien explicó que el Río de la Plata se puebla cada vez más porque además de la pesca y del tráfico mercante surgen otras actividades como la posible planta regasificadora de gas licuado y las offshore para prospección y extracción de crudo. Dijo que el entrenamiento con los SEALs resulta "fundamental" para la Armada para enfrentar "claras amenazas emergentes en nuestro mar como tráfico de drogas, tráfico de armas, contrabando y el terrorismo a bordo de buques".

El diputado Javier García del partido Nacional reclamó saber qué lineamiento estratégico justificaba el ingreso de los norteamericanos pero, ante la ausencia del Ministro, el Subsecretario de Defensa Passada consideró que tal pregunta no era pertinente. El Proyecto no fue tratado en la Comisión de Defensa del Senado y pasó al plenario directamente, siendo aprobado por el Parlamento a principios de mayo, con los votos de todos los Legisladores del Frente Amplio (FA). Sin embargo, luego de que se conocieron más detalles sobre los ejercicios, comenzaron a aparecer algunas voces discrepantes en referentes del partido del gobierno. 

El diputado del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP), aliado del FA, Luis Puig, que votó a favor de la autorización como todos los frenteamplistas, anunció que su partido estaba analizando el tema porque “no existió la información previa sobre de quiénes se trataba” y se aprobó “porque venía una propuesta de la Comisión de Defensa, impulsada por los compañeros del FA. Vamos a analizar en detalle estas situaciones”, dijo, en referencia a esta iniciativa y a la prórroga de la permanencia de las tropas uruguayas en Haití “votamos por disciplina pero fundamentando en contra”. Agregó que se pediría a Passada explicaciones "desde el punto de vista del procedimiento y de fondo". 

Consideró que no hubo "información previa necesaria" pero que, además, la habilitación para el ingreso de tropas de élite debe formar parte de una "estrategia" en materia de Defensa Nacional. Y sostuvo que "Hay que ver qué convenios se están realizando con el Comando Sur para el asesoramiento y la instrucción. No podemos excluir de este debate el hecho de que sean tropas de Estados Unidos. El Frente Amplio debe participar del debate de la política defensiva a nivel estratégico y no administrativo. Si no se discute a fondo, en el futuro nos vamos a reservar el derecho a votar sobre estos temas".

Por su parte, el profesor Julio Louis en el artículo “¡Ay, General Licandro!” publicado en el sitio web del PVP se pregunta qué hace Uruguay trayendo soldados estadounidenses del Comando Sur. Si Brasil se pertrecha en la Amazonia como base defensiva nacional, si los países de la Alianza Bolivariana para las Américas (Alba) también se preparan contra la agresión imperialista y el Consejo de Defensa Sudamericano tiene ese objetivo común, cómo se explica esa presencia. “¡Imagine cual hubiera sido la respuesta del Frente Amplio si todo esto lo hubiera hecho un gobierno blanco o colorado!”. Luego de describir una larga lista de países en los que intervinieron los efectivos del SEALs el docente de Historia se pregunta si el Presidente, el Ministro de Defensa Nacional y los Parlamentarios del FA ignoran “la ofensiva militarista” en América, la instalación de bases en “Colombia, Panamá, Aruba, Curazao, Guantánamo, Paraguay, Perú, y recientemente en el Chaco argentino o en Chile cerca de Valparaíso”, o la “actividad golpista” en Venezuela, Ecuador, Bolivia y Honduras. “La conducta del gobierno avergüenza y se precisa una autocrítica profunda, con relevos de los responsables”, concluye Louis en su artículo.

Y desde México, el Comité de Base del FA, Víctor Licandro hizo circular una carta pública en las redes sociales, titulada “¿Uruguay será cabeza de playa de Estados Unidos en Sudamérica y en el Atlántico Sur?”. La misiva expresa que este hecho “hace perder credibilidad a la política exterior del gobierno con sus positivas posturas a favor de la no intervención y el respeto a la soberanía de los pueblos”, y expresa el “categórico rechazo a que Uruguay se preste a ser cabeza de playa de la intervención norteamericana”. Además declaró: "Legalizar la actividad en Uruguay de las fuerzas de élite intervencionistas de Estados Unidos que han provocado la muerte y el sufrimiento de millones de seres humanos, muchos de ellos en América Latina y el Caribe, es una afrenta a esos pueblos y enloda la historia de digna solidaridad de los uruguayos con ellos”.

Los efectivos estadounidenses que llegaron a Uruguay están compuestos por un equipo de la unidad SEALs y otro de una unidad especial de botes, que es el personal militar que inserta por la fuerza a los combatientes dentro de los barcos que son blanco de las operaciones. Fueron elegidos porque son "los mejores del mundo". Según el jefe de Relaciones Públicas de la Armada uruguaya Capitán de Navío,Sergio Bique, los norteamericanos están trabajando con el FUSNA realizando ejercicios teóricos y prácticos que “priorizan la contingencia de interdicción ilícita de buques”. 

Para Bique, Uruguay tiene, en tanto “país ribereño”, obligaciones a nivel internacional respecto de la “seguridad en la navegación” y eso forma parte “de los adiestramientos”, para prepararse en las “contingencias ilícitas de buques por piratería o por terrorismo”. En primer lugar, los estadounidenses están trabajando en el “mantenimiento de las lanchas” llamadas LRI (Lanchas Rápidas de Interdicción), que son las que transportan a los equipos SECRON (Sección de Reconocimiento), “las fuerzas de operaciones especiales de fusileros navales”, manifestó Bique.

Se ha señalado que el Ministerio de Defensa no autorizó la presencia de la prensa en la instrucción que los NAVY SEALs llevan adelante con el FUSNA porque quiere evitar la profundización del debate en el Frente Amplio. 

El ministro Eleuterio Fernández Huidobro, ordenó que la maniobra de instrucción que la Armada realizará el 18 de junio, con la presencia de parlamentarios y autoridades nacionales, sea "cerrada" y no abierta a la prensa como se había previsto La orden fue "bajarle el perfil" a la presencia de los NAVY SEALs del COMANDO SUR y no autorizar el contacto de los militares con la prensa, así como tampoco difundir las actividades que se llevan a cabo. 

Como un dato adicional informamos que los SEALs constituyen un cuerpo de tropas especiales de la Armada norteamericana integrado por efectivos con sede en Dam Neck, Virginia, la unidad SEALs de élite, conocida oficialmente como Grupo de Desarrollo Naval Especial de Guerra (DEVGRU por su sigla en inglés) y es parte de un grupo especial de operaciones que se autodenomina "los profesionales discretos". Aunque el Presidente puede ordenar a los SEALs y otras unidades antiterroristas realizar acciones encubiertas sin supervisión de la CIA, el Presidente Barack Obama los puso bajo el mando de esa agencia de inteligencia y en este caso los ha asignado, significativamente, al Comando Sur, aunque normalmente actúan por afuera del protocolo militar clásico y reportan directamente al Estado Mayor Conjunto. Esto les permite realizar operaciones al nivel más alto de la clasificación y a menudo fuera de los límites del derecho internacional. Un ejemplo claro lo constituyó el asesinato de Osama Ben Laden en Pakistán.

En principio el ejercicio de cooperación en defensa suscripto por el ejército uruguayo con una potencia militar extra regional no fue informado al Consejo de Defensa Sudamericano (CDS), tal como acordaron hacer los Ministros del área en la Cumbre de Quito de 2010 en un intento de armonizar las relaciones entre Fuerzas Armadas vecinas.

El Embajador argentino en Guatemala, Ernesto López, expresó “La costa uruguaya es hoy un teatro de operaciones de la fuerza militar más letal de los EEUU: los temibles marines SEALs. El comando que asesinó a Osama Ben Laden entrena al Cuerpo de Fusileros Navales uruguayos. El Consejo de Defensa regional no fue consultado al respecto. De esta manera la costa uruguaya, un punto estratégico de la Cuenca del Plata, hoy es un teatro de operaciones del Comando Sur reforzado con la fuerza militar más letal y despiadada de los EEUU.”

Un integrante de la mesa chica regional cada vez que hay una cumbre de defensa explica este desajuste entre el poder político y el militar de forma contundente: "El caso de los SEALs es un ejemplo del bajo nivel de conducción política que ejercen algunos integrantes del Ministerio de Defensa y el Gobiernos Nacional sobre las FFAA. 

Estos cuerpos castrenses se siguen manejando en sus relaciones externas, en particular con los EEUU, en base a un esquema viejo, perimido, propio de las últimas dictaduras militares". Por último, Juan Castillo reconoce que "es un profundo error del gobierno pactar un contrato militar con la armada norteamericana porque lesiona la histórica posición latinoamericanista del Frente. Esto evidencia las contradicciones de nuestra fuerza política".

Continuaremos la investigación sobre la evolución de estos acontecimientos y oportunamente los daremos a conocer. Mientras tanto nos preguntamos qué dirían nuestros amigos los Generales Liber Seregni y Víctor Licandro, el Coronel Carlos Zufriategui y el Dr. Héctor Gutiérrez Ruiz sobre estos hechos tan significativos. 

Fuente: http://www.rnv.gov.ve/


 



La iniciativa de modificación a la ley 2014 de Defensa Civil enviada por Capitanich ratifica los acuerdos firmados con el gobierno de los Estados Unidos y la continuidad de la base de "ayuda humanitaria" financiada por el Pentágono del cual depende el Comando Sur. En esta nota lo aclaro.


CARLOS MARTINEZ

DIPUTADO PROVINCIAL

BLOQUE LIBRES DEL SUR

(Integrante del Frente Amplio Progresista)

 


EL COMANDO SUR Y LOS BIENVENIDOS NIHILISTAS (2da.parte).

 

El fuerte rechazo provincial, nacional e internacional a la instalación en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la ciudad de Resistencia de un presunto “Centro de Emergencias para Ayuda Humanitaria” , construido con fondos “donados” por el Pentágono norteamericano (del cual depende directamente el Comando Sur) ,obligó al gobernador Capitanich a presentar ante la Legislatura Chaqueña una iniciativa para derogar la vigente ley 2014 de Defensa Civil de la época de la dictadura.

Pretende el gobierno con esta acción “dar por cerrado el tema” y despejar todas las sospechas relacionadas con “acuerdos”, “convenios” y tratativas “non sanctas” con el imperio del norte que, con sobradas razones, no cesan de parecer ciertas a los ojos de la sociedad chaqueña, pese a la reiteradas negativas del ejecutivo provincial.

 

Desde yá que derogar una norma pergeñada durante el terrorismo de estado de los setenta y reemplazarla por una nueva normativa de la democracia no deja de ser un hecho auspicioso, pero la pregunta es: ¿En que medida esta iniciativa neutraliza, deja sin efecto o hace caer los “acuerdos de cooperación” firmados entre Capitanich y los Estados Unidos sobre el tema emergencias y catástrofes? Responder este interrogante cobra aún mas relevancia en momentos en que distintas versiones (nunca oficiales) dan cuenta de una supuesta decisión del gobierno nacional (nunca anunciada institucionalmente) de terminar con la cada vez mas innegable y preocupante “amistad” del gobernador del Chaco con el gobierno norteamericano en este y otros temas.

 

Examinando el proyecto de ley 1815 /12 del ejecutivo vemos que el mismo establece que el lugar de asiento de la futura “Direccion de Protección Civil” es, “casualmente”, el sitio donde actualmente se encuentran ubicadas, en estratégica posición cercana al Aeropuerto Internacional Resistencia. las instalaciones del supuesto “Centro de Emergencias y Ayuda Humanitaria” construido con fondos aportados por el Comando Sur . Sería este el único caso en el país de oficinas “administrativas” de Defensa Civil cuyo domicilio se establece en forma “inamovible” y por ley. Por otra parte, mientras en los fundamentos del proyecto se invoca un cambio de paradigma en el abordaje de emergencias y catástrofes, colocando la prevención (preparación de la población “antes” y “para” la situación) , contrariamente, en el artículo 10, se coloca la “reparación” (instalaciones cercanas al aeropuerto y depósitos, que son el “después” del siniestro) como el momento central del capítulo de la emergencia.

 

El artículo 11 de la iniciativa constituye una redacción superabundante y tramposa. Esto es así porque es atribución del Congreso Nacional (art. 75, inciso 28 de la Constitución Nacional) permitir el ingreso de tropas extranjeras al territorio nacional, sin perjuicio de hacer notar que para el poder ejecutivo ,según consta en su escuálida respuesta de dos carillas al pedido de informe de la legislatura provincial, los agregados militares de la embajada de los Estados Unidos en Argentina no son “militares” en sentido estricto sino “diplomáticos”, por lo cual, el coronel Passmore y sus amigos del Pentágono podrán seguir viniendo como unos buenos “civiles” al Chaco cuando quieran a supervisar la marcha del “Centro de Emergencias” ya que no habrá barrera jurídica alguna que se los impida.

 

Asimismo, continúa en ejecución el “Programa de Abordaje de Emergencias” financiado por el Comando Sur, ya que el artículo 12, inciso “c” atribuye a la futura Dirección de Protección Civil la facultad de articular con programas internacionales sin establecer excepción alguna para aquellos dependientes o financiados por organismos militares extranjeros. En el mismo sentido, el inciso “d” del citado artículo autoriza al citado organismo a administrar donaciones, incluida la actual de 3 millones de dólares realizada a la provincia por el Comando Sur , cuya existencia fuera reconocida por el ex embajador Wayne, el consejero diplomático Jefferson Brown y la secretaria de relaciones internacionales del gobierno provincial, Theresa Dumbeck.

 

En el Título VIII “De las prohibiciones”, brillan por su ausencia las que se refieren a acuerdos, convenios o cualquier forma de cooperación futura, respecto de abordaje de emergencias, catástrofes o ayuda humanitaria con organismos militares o civiles bajo dependencia militar de países extranjeros. Tampoco se prohíben a futuro la aceptación de donaciones por parte de los organismos nombrados, con destino a la capacitación o inversión en infraestructura relacionada con la materia.

 

Por último, en ninguna parte de las disposiciones transitorias se dejan sin efecto los acuerdos, convenios o programas firmados con la embajada norteamericana ni se establece reversión alguna de la donación ya efectuada por las autoridades militares del país del norte.

 

En conclusión, lejos de haber dado marcha atrás con los acuerdos sellados en materia de emergencias, catástrofes y ayuda humanitaria con el Comando Sur de las fuerzas armadas norteamericanas, el gobernador Capitanich los ratifica con este proyecto ingresado a la Cámara de Diputados de la Provincia del Chaco el último 30 de mayo.

La falta total de acceso a la información a que tiene derecho la sociedad chaqueña y sus representantes siguen siendo la conducta del poder ejecutivo en este tema; la documentación relativa a los evidentes acuerdos de “cooperación entre el gobierno norteamericano y el actual gobernador se ocultan , alimentando con ello las sospechas, la desconfianza y el malestar social e institucional, llegando a un punto tal que hasta la propia “donación” de 3 millones de dólares reconocida como existente no figura en ningún registro contable ni pareciera haber ingresado nunca al patrimonio del Estado provincial.

 

Y por si fuera necesario confirmar hacia donde dirige sus preferencias en materia de aliados el primer mandatario, la noticia de estos días acerca de un nuevo periplo hacia tierras estadounidenses, que incluyen disertaciones en el Consejo de las Americas de Rockefeller, entrevistas con “amigos” del Departamento de Estado norteamericano y promocionadas búsquedas de “inversiones” no deja de guardar notable y lógica coherencia con la decisión de Capitanich de “resucitar” (aggiornado) el viejo esquema de relaciones carnales de los noventa menemistas, y rendir exámen ante la flor y nata del establisment imperial.

 

No dejaremos de advertir que esta decisión de política estratégica del gobernador está en total contradicción con las aspiraciones de la mayoría del pueblo argentino que ha decidido ligar su suerte y su destino a la integración y consolidación de las relaciones de amistad y cooperación con los pueblos de Latinoamérica.

 

Lamentamos el camino y los “amigos” por demás peligrosos que internacionalmente para nuestra desgracia, ha escogido el Contador Capitanich y lo instamos a recapacitar y retomar el rumbo patriótico. No está demás recordarle al sr. Gobernador las enseñanzas que nos legara uno de nuestros libertadores, el gran Simón Bolivar , quien nos alertaba , con premonitoria admonición, que “ Los Estados Unidos de Norteamérica parecen destinados por la providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad”.

 

Ver: 

El Comando Sur en Chaco y los bienvenidos “nihilistas” (I)

http://www.diariochaco.com/noticia.php?numero=139537

 

 

   
N°222----15/06/2012