Compartir esta página
Ecología cotidiana.Los ambientes de la vida humana
12/01/14 Por Luis Alberto Ossa Patiño

La ecología cotidiana es una opción tierna, humana, concreta y efectiva de asumir una conducta de vida sana en beneficio de todos y especialmente de uno mismo.

Cuando estudiamos el medio ambiente en relación con los seres humanos nos encontramos con que las personas vivimos en cuatro casas diferentes y complementarias: El planeta tierra, nuestra comunidad local, la vivienda de nuestra familia, y nuestro cuerpo.

El planeta tierra.

La especie humana posee un hogar común y único, tibio y azul, estable por las leyes que lo rigen e imprevisible por todo lo que tiene para ofrecernos, resistente y frágil, silvestre y adecuado a nuestras necesidades.

De todo ese inmenso planeta que es nuestro hogar, las personas sólo habitamos una delgada capa llamada “biosfera” o esfera de la vida. Unos pocos metros por debajo del suelo o por encima de éste, se nos hace imposible vivir.

Para la vida de la sociedad, nuestro planeta nos ofrece los recursos naturales como valor de oportunidad, sobre los cuales la creatividad humana y el trabajo social construyen y crean todo lo que las personas necesitamos para vivir y trascender.

Conscientes de que tenemos un sólo planeta y que para cuidarlo debemos actuar como un sólo ser, las naciones han hecho acuerdos para la protección de los recursos naturales del planeta y la preservación de los equilibrios ecológicos. A nivel mundial el Programa de las Naciones Unidas para la protección del Medio Ambiente, PNUMA, lidera las acciones respectivas. Colombia ha jugado un importante papel en el PNUMA.

Nuestra comunidad local.

Las personas vivimos en la biosfera en unas condiciones concretas, es decir, en un lugar y una época, las cuales podemos definir como nuestra nación (Colombia) o nuestra comunidad regional, departamental, municipal, veredal o barrial.

Esta segunda casa nos invita a “pensar en forma global y actuar en forma local”. La protección de los recursos naturales y los acuerdos para garantizar un medio ambiente sano y prospero nos comprometen como comunidad local.

El uso de los recursos naturales estará mediado por la idea de promover el desarrollo social de acuerdo con las necesidades colectivas de la comunidad local y las limitaciones y posibilidades de los ecosistemas locales.

Las políticas ambientalistas oficiales deben representar el interés colectivo de los habitantes de una región. En Risaralda la CARDER es la institución del Estado responsable de liderar tales acciones. Los GER, la Fundación Ecológica Autónoma, FEA, y algunos otros grupos de iniciativa comunitaria y popular han sido impulsores destacados de la conciencia ambientalista de los risaraldenses.

La vivienda familiar.

Nosotros nos relacionamos con nuestra comunidad desde unas condiciones singulares definidas por nuestra familia. El medio ambiente hacia adentro de nuestra casa, aquel lugar que no vacilamos en definir como nuestro espacio privado, es responsabilidad colectiva de nuestra familia, pero no esta aislado de las otras dos viviendas que lo contienen.

En nuestra vivienda familiar las políticas ambientalistas no son responsabilidad de los gobiernos o las instituciones, pero con frecuencia las delegamos a terceros y así adecuamos nuestra vivienda más con base en los caprichos e imperativos de la sociedad consumista y muy poco buscando la armonía natural de la vida.

Las equivocaciones en la planeación y adecuación de nuestra tercera casa, suelen afectar el medio ambiente de las otras dos porque la relación entre estas tres esferas de nuestra vida es en doble vía.

Nuestro cuerpo.

Las personas podríamos ser vistas como el caracol que lleva a hombros su casa para mostrarle al mundo como es su vida. Nuestro cuerpo es la otra casa, aquella que habitamos desde que nacemos y de la cual nunca nos podremos liberar y cuya protección no podemos delegar ni siquiera en la familia.

Como estructura viva esta casa sufre todas las consecuencias de los conflictos ecológicos del planeta, pero, a diferencia de los ecosistemas, su doliente es al mismo tiempo su beneficiario.

Ver el asunto del medio ambiente a partir de nuestro cuerpo significar asumir la contaminación desde la esfera más puntual como ésta ocurre, representa un juicio de valores y una revisión de nuestra conducta individual a partir de lo que comemos, usamos y nos ponemos.

El detergente que usamos afecta los ríos, pero ¿no afectará también a nuestro cuerpo?

El uso de combustibles fósiles (gasolina, carbón coke, gas natural, etc) es responsable del efecto de invernadero que amenaza con modificar dramáticamente el clima en el planeta, pero el petróleo convertido en colorantes, saborisantes y preservativos usados abusivamente en la alimentación ¿no afectará también a nuestro cuerpo?.

Son dos pequeñas reflexiones que podrían servir de punto de partida para que pienses también en darle descanso integral a tu cuerpo.

La ecología cotidiana es una opción tierna, humana, concreta y efectiva de asumir una conducta de vida sana en beneficio de todos y especialmente de uno mismo.

Algunos consejos para iniciarse en el ambientalismo:

www.EcoPortal.net
La advertencia de Fukushima: una lección para el resto del mundo
<em>La advertencia de Fukushima: una lección para el resto del mundo</em>
Los niveles de contaminación radiactiva en los límites de la accidentada central de Fukushima se han multiplicado por ocho desde agosto.
18 de enero de 2014

Amy Goodman y Denis Moynihan // Desde Tokio.- “Escribo estas palabras de la forma más objetiva posible, con la esperanza de que sirvan de advertencia al mundo”, escribió el periodista Wilfred Burchett desde Hiroshima. Su artículo titulado La plaga atómica fue publicado el 5 de septiembre de 1945 en el periódico London Daily Express. Burchett logró evitar el bloqueo militar estadounidense de Hiroshima y fue el primer periodista occidental que visitó la devastada ciudad. Escribió en aquel entonces: “Hiroshima no se parece a una ciudad bombardeada. Es como si una aplanadora gigante le hubiese pasado por encima y la hubiera aplastado hasta hacerla desaparecer”.

Viajemos 66 años en el tiempo, hasta el 11 de marzo de 2011, y situémonos a casi 1.000 km. al norte de Hiroshima, en la ciudad de Fukushima, tras el gran terremoto que sacudió el este de Japón y provocó un tsunami ese día. Como sabemos ahora, el impacto inicial que dejó 19.000 muertos y desaparecidos fue apenas el comienzo. Lo que empezó como un desastre natural se convirtió rápidamente en un desastre provocado por el hombre, después de que, uno tras otro, fallaran los sistemas de la planta de energía nuclear Fukushima Daiichi. Tres de los seis reactores colapsaron y comenzaron a liberar radiación a la atmósfera y el océano.

Tres años más tarde, Japón aún sufre los efectos del desastre. Más de 340.000 personas se convirtieron en refugiados nucleares, y se vieron obligadas a abandonar sus hogares y su sustento. El realizador cinematográfico Atsushi Funahashi dirigió el documental Nación nuclear: la historia de los refugiados de Fukushima. En la película, Funahashi sigue a los refugiados de la localidad de Futaba, donde se encuentra la central nuclear Fukushima Daiichi, en el año posterior a la catástrofe. El Gobierno reubicó a las personas que vivían en Futaba en una escuela abandonada cerca de Tokio, donde viven hacinadas, deben compartir áreas comunes, varias familias deben vivir en una misma habitación y reciben alimentos en caja tres veces al día. Le pregunté a Funahashi qué perspectivas de futuro tienen esas 1.400 personas. “No muchas, realmente. Lo único que dice el Gobierno es que durante al menos seis años después del accidente no podrán regresar a su ciudad”.

A los refugiados les otorgaron permisos para regresar a sus hogares para recolectar sus efectos personales, pero tan solo durante dos horas. Al igual que Wilfred Burchett, Funahashi tuvo que infringir la prohibición del Gobierno de viajar a las zonas devastadas por el accidente nuclear para poder capturar con su cámara los momentos dolorosos del regreso al hogar de una de las familias de Futaba. Funahashi me contó que la familia le dio uno de los cuatro permisos que tenía para poder viajar: “Intenté negociar con el Gobierno, pero no me dieron permiso para ingresar. Ningún periodista independiente ni documentalista obtuvo permiso para ingresar a la zona, pero yo me llevaba muy bien con esta familia de Futaba. Me dijeron: “Está bien, tal vez regresemos allí. Nos dieron cuatro permisos y solo utilizaremos dos, entonces, ¿por qué no vamos juntos?” y Funahashi viajó con la familia.

La negativa del Gobierno japonés a otorgarle el permiso a Funahashi refleja otro grave problema que ha surgido desde que ocurrió el terremoto: el secretismo. El Primer Ministro conservador de Japón, Shinzo Abe, promulgó una controvertida ley de secretos de Estado en diciembre del año pasado. En Tokio, el profesor de la Universidad de Sophia Koichi Nakano sostiene acerca de la nueva ley: “Por supuesto, la ley concierne fundamentalmente a asuntos de seguridad y medidas antiterroristas. Pero, cuando cambiaron los parámetros, se hizo cada vez más evidente que la interpretación de lo que realmente constituye un secreto de Estado puede ser algo muy arbitrario, que los líderes de los Gobiernos definen con bastante libertad. Por ejemplo, la ley permite la vigilancia, sin su conocimiento, de los movimientos ciudadanos que se oponen a la energía nuclear, además del posible arresto de sus miembros”.

Desde que ocurrió el desastre nuclear, ha surgido un fuerte movimiento de base que reclama el desmantelamiento de todas las plantas nucleares de Japón. Quien era Primer Ministro en el momento del terremoto, Naoto Kan, explicó cómo cambió su posición sobre la energía nuclear:

“Mi posición antes del 11 de marzo de 2011 era que mientras nos aseguráramos de que funcionaran en forma segura, las plantas nucleares podían y debían existir. Sin embargo, tras haber vivido el desastre del 11 de marzo, cambié radicalmente de opinión. Los accidentes, como un accidente de avión, pueden ocurrir. Y, a veces, cientos de personas mueren en un accidente, pero ningún otro accidente o desastre podría afectar a 50 millones de personas. Tal vez una guerra, pero no hay un accidente similar que pueda provocar tal tragedia”.

El actual Primer Ministro, Shinzo Abe, líder del Gobierno japonés más conservador desde la Segunda Guerra Mundial, quiere reactivar las plantas nucleares de Japón, a pesar de la fuerte oposición pública. En Tokio, las personas se manifiestan a diario frente a la residencia oficial de Abe.

Sentado entre los escombros de Hiroshima en 1945, el periodista independiente Wilfred Burchett escribió: “Uno se queda con una sensación de vacío en el estómago tras ver una devastación de tal magnitud provocada por el hombre“. Los dos ataques con bombas atómicas de Estados Unidos contra la población civil de Hiroshima y Nagasaki siguen teniendo graves efectos en la sociedad japonesa hasta el día de hoy. Del mismo modo, el triple desastre del terremoto, el tsunami y el actual desastre nuclear afectará a varias generaciones. La peligrosa trayectoria que va de las armas nucleares a la energía nuclear está siendo cuestionada por un creciente movimiento popular que reclama paz y sostenibilidad. Y es una lección para el resto del mundo.


© 2014 Amy Goodman

 

 

 

 

       

 

 

  

Ir a Portada
ECOLOGIA
   
N°298--24/01/2014