Portada
ECUADOR

Huaoranis de Ome Yasuní buscan diálogo con el Presidente Rafael Correa para pedir que se respete su territorio y derechos humanos (Boletín de Prensa #CEDHU)

by ELPEZCUEZO

Quito, 21 de enero de 2014

emperi y Penti, dan un mensaje. Tomado de video 'Mensaje de Penti'

Kemperi y Penti, dan un mensaje. Tomado de video "Mensaje de Penti"

Una vez más llega a la ciudad la voz de quienes habitan en el corazón del Yasuní para pedir que se respete su territorio y su cultura de las actividades petroleras. Una delegación de huaoranis del Yasuní, liderados por Penti Baihua, Presidente de la Asociación Ome Gompote Kiwigimoni Huaorani (Ome Yasuní), entregará una carta al Presidente de la República, Rafael Correa, junto a una propuesta para defender su cultura y su “OME” (territorio y selva en lengua huaorani).

La nacionalidad huaorani ha sido la más afectada por la intromisión de actividades petroleras, desde la llegada de la empresa Texaco y el Instituto Lingüístico de Verano (ILV), su territorio se redujo considerablemente, dividió familias y generó mucho sufrimiento. Las nuevas actividades petroleras amenazan con reducir su territorio aún más, y pone en riesgo de desaparecer su cultura.

Esto preocupa a éstas familias huaoranis que junto a sus familiares y vecinos que permanecen en aislamiento voluntario (tagaeri-taromenane-dubakaeri) quieren continuar viviendo en PAZ en la selva según su cultura, en libertad, para lo que necesitan un basto territorio, sin que haya intromisión externa. Esto se puede lograr con un diálogo directo.

Penti Baihua viene acompañado de cuatro habitantes de la zona, entre quienes estará la anciana huaorani Tepa, hermana de Taga (hombre huaorani que rechazó contacto con ILV, y de cuyo nombre viene la palabra Tagaeri, que significa “familia de Taga” en lengua huaorani). Para traer el mensaje de la selva en una RUEDA DE PRENSA que tendrá lugar el jueves, 23 de enero, a las 11h00, en las oficinas de la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos. Todos los medios de comunicación están invitados a escuchar a los representantes de la casa del Yasuní (Ome Yasuní).

Durante la rueda de prensa también se hablará acerca de la situación de Conta, niña tagaeri sobreviviente de la matanza de marzo del 2013, quien fue sacada de la comunidad de Yarentaro por la Fiscalía, y que al momento se encuentra en la comunidad de Bameno. Se proporcionará copias de la propuesta entregada a Presidencia.

 

Atentamente,

CEDHU

 

 

Datos de Contacto:

Luisana Aguilar, Comunicación CEDHU. cedhu@cedhu.org 0999240129

 


 

 

ORGANIZACIONES SOCIALES EXPRESAN PREOCUPACIÓN POR UNA POSIBLE “MALA NEGOCIACIÓN” CON LA UNIÓN EUROPEA

Las organizaciones sociales, entre las cuales nos encontramos: la Confederación de Estudiantes Universitarios y Politécnicos del Ecuador (CEUPE), la Coordinadora Nacional Campesina “Eloy Alfaro” (CNC), la Confederación de Organizaciones Campesinas y Pueblos (FEI), la Confederación Intercultural y Campesina del Ecuador “Amaru”, la Asociaciones Regionales de Estudiantes Secundarios (ARES), el Movimiento Socialista Universitario (MSU), el Frente Democrático Universitario (FDU), la Coordinadora Alternativa de Jóvenes y Estudiantes del Ecuador (CORAJE), Movimiento Juventud Contracorriente, la Juventud Socialista del Ecuador y la Juventud Comunista del Ecuador, expresamos nuestra preocupación por el inicio de las negociaciones de un acuerdo comercial con la Unión Europea.

Dicha preocupación se basa en la posibilidad de que nuestro país pierda parte de su soberanía productiva, cognitiva, alimentaria, económica y política, pues los tratados comerciales tienden a favorecer a los más fuertes y desarrollados.

En lo referente a la posible pérdida de soberanía productiva, los sectores más afectados por acuerdos de este tipo son los pequeños y medianos productos agricultores y ganaderos que se verán en la imposibilidad de competir con los productores de la Unión Europea, al ser los mismos fuertemente subvencionados. El campesinado nacional perderá competitividad a la hora de colocar sus productos en el mercado con lo cual se afectará el empleo local, tal como lo han demostrado las experiencias de nuestros países vecinos, Perú y Colombia, así como el caso de México.

Adicionalmente, la industria nacional se verá en la imposibilidad de competir con las grandes industrias de la Unión Europea, las cuales al tener cero aranceles para la entrada de sus productos al mercado local, tendrán menores precios y el consumo se volcará hacia dichas mercancías, acabando con el empresariado local que depende de esa actividad productiva. Asimismo, la demanda de mano de obra, intelecto de obra y servicios locales decaería pues los productos europeos poseen un alto componente tecnológico y científico que aún se encuentra en ciernes en el país. Nuestra transición productiva se pone en riesgo.

En lo referente a la soberanía cognitiva, consideramos que la propiedad intelectual de ninguna manera puede considerarse como una “moneda de cambio” en la negociación. De la posibilidad de contar con una gestión del conocimiento abierto depende el desarrollo de la innovación, la ciencia y la tecnología en el país. Aumentar las barreras de acceso al conocimiento implicaría que nuestro país no podría generar productos con valor agregado intensivos en conocimiento y con ello la transformación de nuestra matriz productiva sólo sería una buena propuesta sin posibilidad de ser aplicada. Todos los logros que el actual Gobierno ha implementado en el sector de talento humano, investigación, innovación y educación superior no tendrían sentido con un régimen de propiedad intelectual privatizador del conocimiento y sus beneficios.

Dentro de esta misma temática, también nos parece fundamental la conservación y uso de nuestra biodiversidad y saberes tradicionales para el beneficio de todas y todos los ecuatorianos. De ninguna manera podemos legitimar la biopiratería y la apropiación sin “beneficio de inventario” de nuestra riqueza natural y tradicional.

En lo referente a la soberanía económica, se intenta posicionar que el mencionado acuerdo mejorará nuestra balanza comercial, sin embargo dada la asimetría de nuestras economías, y tal como lo han demostrado las experiencias de Perú, Colombia y México, la avalancha de importaciones que ingresarán a nuestro país provenientes de potencias económicas será muy superior a las exportaciones que podamos realizar. Así no podremos aumentar y diversificar dichas exportaciones con mayor valor agregado, con lo cual el déficit de la balanza comercial será aún mayor.

Entendemos la importancia y la necesidad de abrir mercados para exportar nuestros productos, sin embargo esto debe realizarse con inteligencia y de manera que diversifiquemos dichos mercados con total soberanía.

Consideramos que es fundamental el fortalecimiento de las relaciones SUR – SUR, donde las agendas comerciales sean sólo una parte del desarrollo social y emancipador. Creemos en la integración latinoamericana como una alternativa fundamental para propiciar el desarrollo colectivo y cooperativo de nuestros pueblos en el marco de nuestras diferencias y fortalezas. Es fundamental fortalecernos como región antes de abrirnos apresuradamente al mundo.

Por todo eso los estudiantes, indígenas, campesinos y afrodescendientes de nuestro país ratificamos la importancia de apostar por un modelo de desarrollo propio, que fortalezca las capacidades productivas locales, que priorice el fortalecimiento del sector de la economía popular y solidaria como una alternativa para distribuir de mayor y mejor manera la riqueza de nuestro país, y por sobre todo que garantice el buen vivir de las y los ecuatorianos.

Señor Presidente, respaldamos la postura que ha expresado con frecuencia en la opinión pública, y en sus investigaciones académicas, en el sentido que jamás firmaremos un “Tratado de Libre Comercio” con la Unión Europea, en las condiciones que las viejas recetas del “Consenso de Washington” los han diseñado. Estamos seguros que nuestras líneas rojas, en lo referente a: propiedad intelectual, compras públicas y servicios financieros, así como en la protección de nuestros campesinos, estudiantes, investigadores, productores nacionales, prevalecerán al momento de tomar esta decisión tan trascendental para el futuro de nuestro país.

Hacemos un llamado a todas las organizaciones sociales, a los sectores productivos y a la ciudadanía en general para ser parte del debate nacional y participar activamente en la toma de esta decisión. Adicionalmente hacemos un llamado al Ministerio de Comercio Exterior para que socialice y transparente todos los términos y puntos de negociación para conocimiento del país en su conjunto.

La “transformación de nuestra matriz productiva”, y la posibilidad de pasar de una “economía de los recursos finitos a los recursos infinitos”, depende esencialmente de no “hipotecar” la Patria ante pequeños intereses propiciados fundamentalmente por un sector rentista que solo puede imaginar al país como una banana república para siempre, tal como menciona en su libro. Ante aquello estamos seguros que Usted también lucha por un Ecuador verdaderamente libre y soberano.

Daniel Vizuete                     Romelio Gualán                        José Agualsaca                     Alexis Pacheco

Aquiles Hervas

                 CEUPE                              CNC “ELOY ALFARO”                              FEI                                           ARES

 

 

Julio Cárdenas                      Paúl Centeno                             Juan Francisco Torres           Eduardo Palma

                FDU                                Juventud Contracorriente                       JCE                                            JSRE-JSE

 

Yuri Lara                               Luis Manosalvas                                  Luis Simbaña                 Alejandro Espín

                MSU                       OBSERVATORIO DE MEDIOS DESDE                 CICE AMARU                       CORAJE

LAS ORGANIZACIONES SOCIALES

--

ECUADOR DECIDE Blog: http://ecuadordecidenotlc.blogspot.com/

 


 

Perjuicios reales de los TLC

  •  
  • Fander Falconí

    Fander Falconí

    Aparentemente hay un resultado exitoso de los tratados de ‘libre’ comercio: México vende cerveza a los Estados Unidos. Sin embargo, las apariencias engañan. México solo es una gran embotelladora de empresas transnacionales, con malta importada del país del norte. En todo caso, contribuye con el agua, un bien escaso en ese país, explica Timothy A. Wise, profesor investigador de Tufts University en Boston, en el artículo ‘El TLCAN: el arte de entregar los valores’. Desde que entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio (TLC) de América del Norte (TLCAN), formado por México, Canadá y EE.UU., en enero de 1994, México ha realizado una apertura poco estratégica de su economía. Ha perdido autosuficiencia alimentaria (importaciones en relación al consumo interno en toneladas métricas), entre otras cosas, por los enormes subsidios que tiene la agricultura norteamericana. La balanza de alimentos mexicana, según los datos procesados de la FAO-Stat de Naciones Unidas, en el período 1994-2009, muestra una mayor dependencia del exterior en trigo, arroz, cebada, maíz, almidón, papas, azúcar, legumbres, frijoles, guisantes, soya, maní, semillas de girasol, aceites, tomates, pimienta, carne de vaca, carne de cerdo, pollos,  mantequilla, pescado y crustáceos.
    Desde que entró en vigencia el TLC de América del Norte (TLCAN), en  1994, México ha realizado una apertura poco estratégica de su economía.
    A todo este resultado del TLCAN se suma otro: el geopolítico. La estrategia comercial nunca puede ser solo comercial, como lo prueba el hecho de que México, desde que forma parte de ese tratado, ha dado la espalda a América Latina.

    Colombia es otro ejemplo negativo de la aplicación de un TLC. A partir de la vigencia del TLC con  EE.UU., el 15 de mayo de 2012, un estudio de Oxfam señala que, en los primeros nueve meses, los productos más sensibles por las importaciones son el lactosuero, arroz, maíz blanco, leche en polvo y carne de cerdo. Otra consecuencia es la importación de papas. Son resultados terribles para los campesinos colombianos. En este año, los problemas estructurales en el agro detonaron en un violento paro nacional. Oxfam agrega que las ventas de Colombia a EE.UU. han disminuido de 1.265 millones de dólares a 712 millones, en los primeros nueve meses del TLC. Y eso que se trata de una fase de cierta recuperación de la demanda norteamericana, cuando se supone que la demanda agregada está en auge (de transables y no transables). Los defensores a ultranza de los TLC dirán que se trata de una fase temporal -inicial- de rigideces del sistema productivo colombiano, hasta adaptarse a las nuevas condiciones. Es el darwinismo del mercado, como ya ocurrió en México. Además, en ambos casos implica un menoscabo de la rica agrobiodiversidad andina y americana, porque se trata de importaciones de productos propios, patrimoniales, como las papas y el maíz. Los TLC generan espacios de mercado, supranacionales y asimétricos. Lo extraño es que a nadie se le ocurre siquiera denunciar los TLC. Una especie de demencia colectiva sin retorno. Fuente: http://www.telegrafo.com.ec/opinion/columnistas/item/perjuicios-reales-de-los-tlc.html

     

    Publicado por