Compartir esta página
CHILE

Horror: Denuncian que firma neozelandesa instalada en Chile entierra vivos a terneros para no perjudicar su producción de leche

The Clinic Online 21 Enero, 2014

La empresa Manuka, una de las lecheras más importantes de Chile, fue denunciada por la matanza de más de seis mil terneros, mediante abortos inducidos para aumentar los niveles de producción y no desperdiciar materia prima en el cuidado de los animales, dejándolos morir de hambre o golpeándolos brutalmente, según una crónica de 24 horas. Luego de que el parlamentario Fidel Espinoza denunciara a la firma neozelandesa, el Ministerio Público inició una investigación liderada por la fiscal liderada Leyla Chahínen, quien ya comenzó las indagaciones en conjunto con la PDI, el miércoles pasado, en la hacienda de Rupanco con el fin de encontrar los cadáveres en la propiedad. La fiscal recalcó que el SAG ya había cursado una investigación en contra de Manuka y que ésta ya había sido sancionada antes, pero que no se notificó a la Fiscalía de dicha resolución.

Tuit del diputado Fidel Espinoza que denuncia el hecho

Asi matan a los animales.en la Hacienda Rupanco.Neozelandeses q en su pais serian incapaces de cometer este crimen. pic.twitter.com/NbGut8eQGB

— Fidel Espinoza (@fideldiputado) enero 21, 2014

 

“Hace prácticamente un mes denuncié en la Cámara de Diputados los graves hechos que están aconteciendo en la Hacienda Rupanco, por parte de la empresa Manuka, hechos que son constitutivos absolutamente de delito, de maltrato animal, de una matanza salvaje de una manera bastante irracional y que da cuenta de un acto muy criminal por parte de quienes lo ejecutan, que son, sino otros, quienes dirigen dicha empresa. Aquí no solamente los animales muertos son las víctimas, sino que aquí también son víctimas los trabajadores que sufren un grave daño psicológico porque tienen que cumplir las órdenes que se les imparte desde la gerencia para realizar estas matanzas a través de diferentes mecanismos”, declaró el diputado Espinoza, quien además lamentó que el Gobierno, contando las instancias pertinentes y todos los antecedentes, actuara como un cómplice.

Fuentes cercanas a la firma, que posee más de 22 mil hectáreas y produce 100 millones de litros de leche al año, declararon que las vacas eran ordeñadas hasta cuatro veces por día y las crías hembras no podían alimentarse de la leche natural de su madre, sólo lo hacían con sustitutos artificiales, mientras que los machos serían brutalmente asesinados por los trabajadores de la empresa y otros abortados cuando la vaca está lista para dar leche.

“Yo veía cuando los terneritos salían pataleando, los enterraban vivos”, relata uno de los trabajadores de la lechera, agregando que “no somos asesinos, somos trabajadores”.

El diputado Espinoza, planteó que “es una vergüenza que esta empresa realice en Chile lo que serían incapaces de realizar en su propio país. Si estas matanzas de animales las realizaran en su país de origen, Nueva Zelanda, seguramente su plana mayor estaría toda presa. En este país quieren venir a hacer lo que en sus países de origen serían incapaces de realizar porque la legislación es mucho más fuerte para castigar este tipo de delitos”.

Mientras que el gerente técnico de Manuka, Cristián Cabrera, dijo en una declaración publica que “rechazamos tajantemente cualquier tipo de maltrato animal y siempre hemos colaborado activamente con la autoridad y esta no será la excepción. Hemos puesto en conocimiento todos los antecedentes del hecho”.

Fuente: http://www.theclinic.cl/

 

 

 

 

 

       

 

 

  

Ir a Portada
   
N°298--24/01/2014