C ompartir esta página
/ Sebastian Tapia Brandes

/ Sebastian Tapia Brandes

CultPOP

La tarde más triste de los seguidores de Pedro Lemebel: Por qué no ganó el Nacional de Literatura

  • Publicado por:
  • •   22 de agosto de 2014 a las 21:10 pm

Jurado explica por qué el candidato con más apoyo popular y el favorito de los escritores se quedó sin el esperado reconocimiento.

48277Compartir9

Eran las seis de la tarde, las redes sociales ardían y el Ministerio de Educación cerrado, figuraba rodeado de vallas papales. Adentro, los periodistas esperaban expectantes el resultado de los Premios Nacionales, donde las otras categorías parecían no importar, pasaban desapercibidas como antesala del que despertaba todo el interés: El premio Nacional de Literatura. Todo luego de que el escritor Pedro Lemebel apareció dentro de los últimos nominados y rápidamente repuntó como uno de los favoritos por sobre los otros candidatos (Germán Marín, Antonio, Poli Délano, Jorge Guzmán y Patricio Manns).

El jurado encabezado por el ministro de Educación Nicolás Eyzaguirre, estaba integrado por Ennio Vivaldi (rector de la Universidad de Chile), Jaime Espinosa (rector de la Umce), Pedro Lastra (por la Academia Chilena de la Lengua) y Óscar Hahn (último premiado).

Tras la espera y pasada las seis y media de la tarde, se conoció el resultado del ganador. Apenas se mencionó el nombre de Skármeta, comenzó el incendio en las redes sociales. Fue hasta el propio Lemebel quien publicó en su cuenta personal de Twitter un encendido mensaje. “Y los premios nacionales, hay que recibirlos y soportar su fetidez oficial. En esta contienda de machos literatosos”. Horas antes había publicada una carta en la cuenta de Facebook (“Pedro Lemebel, premio nacional 2014”), como el preludio de la derrota.

Para muchos fue una sorpresa, porque el cronista contaba el apoyo popular y de sus pares en una campaña que inició Sergio Parra, dueño de la librería Metales Pesados. Más allá de las especulaciones, hace unos días Lemebel obtuvo el espaldarazo de la mayoría de los escritores por sobre los otros candidatos que fueron postulados. A este reconocimiento, también se sumaron las cartas de universidades extranjeras y 900 firmas que se entregaron al Mineduc.

Cansados tras la deliberación, aún con sus notas en la mano, los poetas y ensayistas Óscar Hahn y Pedro Lastra conversaron con El Dínamo sobre las razones que pesaron para entregar el galardón al escritor Antonio Skármeta.

Oscar Hahn. “Lo que pasa este premio es decidido por un jurado, no por la cantidad de personas, se puede tener 700 mil firmas y eso da lo mismo, transformar esto en una especie de campaña no funciona a menos que el candidato por sí solo, sin ese apoyo, se imponga. De hecho cuando me presentaron el 2012, no presenté ninguna firma, cero, ninguna. La ley especifica claramente quién es el jurado y que se dirime por mayoría quien es el ganador o ganadora, lo que pase afuera no tiene ningún significado. El galardón para Skármeta tiene que ver con su presencia internacional, que quizás en Chile no se percibe muy bien, pero la gente que vivió fuera sabe que en Chile Antonio Skármeta es uno de los autores más reconocidos. Su obra ha estado presente en otros medios como el cine con la película “Il Postino” sobre Neruda, en otro ejemplo, la película “No” está basada en un texto suyo, tiene mucha llegada afuera y no solamente en el medio literario”.

Respecto a la polémica que desató la decisión, agregó. “La gente nunca está satisfecha, eso es inevitable”.

Pedro Lastra: “Esta deliberación se dio con el más alto profesionalismo, con claridad, una reunión muy valiosa; en el jurado había un acuerdo bastante general sobre nuestras apreciaciones de los distintos candidatos, se revisó la obra de cada una de ellos, se tomaron notas sobre el material, hubo un carácter muy profesional, este año, sumado al interés bastante grande que se generó y espero que eso continúe

Sobre cómo Antonio Skármeta se impuso para el galardón por sobre la obra de Pedro Lemebel, comentó: “Como la ley dice a este premio no se postula, es un error pensar que tenían que enviarse postulaciones. El jurado puede elegir soberanamente los candidatos meritorios, por eso Oscar (Hahn) propuso a Diamela Eltit que se había retirado, yo propuse entre los nombres al escritor Gonzalo Contreras, no es necesario que haya una postulación sino un juicio fundado y de valoración de una obra que nos importa. El respaldo popular no, porque esto no es una votación o elección política, de amigos o partidarios, son los textos, la obra los que tienen que imponerse y hablar sobre sí mismos. Este fue un consenso de los méritos que justificaban este premio plenamente”.



Fuente: El Dínamo http://www.eldinamo.cl/2014/08/22/pedro-lemebel-premio-nacional-literatura/
/ Sebastian Tapia Brandes

/ Sebastian Tapia Brandes

CultPOP

La tarde más triste de los seguidores de Pedro Lemebel: Por qué no ganó el Nacional de Literatura

Jurado explica por qué el candidato con más apoyo popular y el favorito de los escritores se quedó sin el esperado reconocimiento.

48277Compartir9

Eran las seis de la tarde, las redes sociales ardían y el Ministerio de Educación cerrado, figuraba rodeado de vallas papales. Adentro, los periodistas esperaban expectantes el resultado de los Premios Nacionales, donde las otras categorías parecían no importar, pasaban desapercibidas como antesala del que despertaba todo el interés: El premio Nacional de Literatura. Todo luego de que el escritor Pedro Lemebel apareció dentro de los últimos nominados y rápidamente repuntó como uno de los favoritos por sobre los otros candidatos (Germán Marín, Antonio, Poli Délano, Jorge Guzmán y Patricio Manns).

El jurado encabezado por el ministro de Educación Nicolás Eyzaguirre, estaba integrado por Ennio Vivaldi (rector de la Universidad de Chile), Jaime Espinosa (rector de la Umce), Pedro Lastra (por la Academia Chilena de la Lengua) y Óscar Hahn (último premiado).

Tras la espera y pasada las seis y media de la tarde, se conoció el resultado del ganador. Apenas se mencionó el nombre de Skármeta, comenzó el incendio en las redes sociales. Fue hasta el propio Lemebel quien publicó en su cuenta personal de Twitter un encendido mensaje. “Y los premios nacionales, hay que recibirlos y soportar su fetidez oficial. En esta contienda de machos literatosos”. Horas antes había publicada una carta en la cuenta de Facebook (“Pedro Lemebel, premio nacional 2014”), como el preludio de la derrota.

Para muchos fue una sorpresa, porque el cronista contaba el apoyo popular y de sus pares en una campaña que inició Sergio Parra, dueño de la librería Metales Pesados. Más allá de las especulaciones, hace unos días Lemebel obtuvo el espaldarazo de la mayoría de los escritores por sobre los otros candidatos que fueron postulados. A este reconocimiento, también se sumaron las cartas de universidades extranjeras y 900 firmas que se entregaron al Mineduc.

Cansados tras la deliberación, aún con sus notas en la mano, los poetas y ensayistas Óscar Hahn y Pedro Lastra conversaron con El Dínamo sobre las razones que pesaron para entregar el galardón al escritor Antonio Skármeta.

Oscar Hahn. “Lo que pasa este premio es decidido por un jurado, no por la cantidad de personas, se puede tener 700 mil firmas y eso da lo mismo, transformar esto en una especie de campaña no funciona a menos que el candidato por sí solo, sin ese apoyo, se imponga. De hecho cuando me presentaron el 2012, no presenté ninguna firma, cero, ninguna. La ley especifica claramente quién es el jurado y que se dirime por mayoría quien es el ganador o ganadora, lo que pase afuera no tiene ningún significado. El galardón para Skármeta tiene que ver con su presencia internacional, que quizás en Chile no se percibe muy bien, pero la gente que vivió fuera sabe que en Chile Antonio Skármeta es uno de los autores más reconocidos. Su obra ha estado presente en otros medios como el cine con la película “Il Postino” sobre Neruda, en otro ejemplo, la película “No” está basada en un texto suyo, tiene mucha llegada afuera y no solamente en el medio literario”.

Respecto a la polémica que desató la decisión, agregó. “La gente nunca está satisfecha, eso es inevitable”.

Pedro Lastra: “Esta deliberación se dio con el más alto profesionalismo, con claridad, una reunión muy valiosa; en el jurado había un acuerdo bastante general sobre nuestras apreciaciones de los distintos candidatos, se revisó la obra de cada una de ellos, se tomaron notas sobre el material, hubo un carácter muy profesional, este año, sumado al interés bastante grande que se generó y espero que eso continúe

Sobre cómo Antonio Skármeta se impuso para el galardón por sobre la obra de Pedro Lemebel, comentó: “Como la ley dice a este premio no se postula, es un error pensar que tenían que enviarse postulaciones. El jurado puede elegir soberanamente los candidatos meritorios, por eso Oscar (Hahn) propuso a Diamela Eltit que se había retirado, yo propuse entre los nombres al escritor Gonzalo Contreras, no es necesario que haya una postulación sino un juicio fundado y de valoración de una obra que nos importa. El respaldo popular no, porque esto no es una votación o elección política, de amigos o partidarios, son los textos, la obra los que tienen que imponerse y hablar sobre sí mismos. Este fue un consenso de los méritos que justificaban este premio plenamente”.



Fuente: El Dínamo http://www.eldinamo.cl/2014/08/22/pedro-lemebel-premio-nacional-literatura/

 

 

Con mi teta.....no se meta!



por Hugo Bruschi en el Año de la Dignidad.


...........pues como nos enseñaba el Martín Fierro, cada lechon en su teta es el modo de mamar. Pero que pasa cuando las tetas son pocas o mejor dicho los lechones muchos? Bueno, aquí habrá que hilar fino y buscar la forma de no quedar afuera, para que no nos pase como aquel mellizo que nunca engordaba: su madre alimentaba siempre al mismo.

Y los uruguayos - sobretodo los políticos que de giles no tienen un pelo y no es que sean calvos - saben fumar abajo del agua y ya han tomado todas las precauciones. Y es sobretodo en períodos electorales, en donde esta inquietud toma cuerpo. Nadie quiere quedar afuera en el reparto de tetas. Si no mamo aquí, bien lo puedo hacer allá, así de simple y sin demasiados pruritos principistas.
En estos días se han producido algunos pases, desde el Partido Colorado a filas progresistas. Estos lechones- no sabemos aún porque razón - han olfateado que la chancha frenteamplista aún tiene tetas libres y por tanto han decidido tentar su suerte y prenderse cual "rémora insaciable" al decir del tango.

También están los que aspiraban a sus respectivos "puestos de combate", pero que por razones de prioridades han quedado afuera. Y esta gente no está muy contenta que digamos.  Versiones aún no confirmadas oficialmente, dan cuenta de algunas "discrepancias" al momento de repartir responsabilidades en el "frente de batalla", que terminaron en golpes ideológicos y otras yerbas.

Ya tiempo atrás,un ex-JUP arrepentido seguramente de haber alentado a los escuadrones de la muerte, decidió cambiar de teta y se pasó con su prontuario a las filas del progreso. Sin embargo creemos oportuno advertir a la hinchada frenteamplista, que esta versión llegada hasta la Vidriera, deberá ser tomada con precauciones, pues como todos sabemos la derecha está al acecho y no repara en acusaciones, calumnias y difamaciones.

Además, como ya es de conocimiento público, la Vidriera apoya el voto en blanco, anulado, abstención, por lo que deberemos ser muy cuidadosos a la hora de difundir ciertos hechos, no sea que sin querer estemos jugando para la "derecha". Aunque en este caso, la "derecha" no parece tener demasiadas reparaciones a esta incorporación de uno de sus hijos predilectos, a las filas "enemigas". Después de todo el hombre está haciendo uso de sus derechos democráticos y se ha integrado a esta interesante versión política que nos ofrece el sistema.

Por todo ello, instamos  a todos los progresistas chequear estas informaciones, comprobar si obedecen a la realidad y luego sin necesidad de salidas traumáticas, tomar la decision que crean más oportuna. Hacer lo que corresponda o no corresponda, lo mismo da.

Y que cada lechón en su teta, busque el modo de mamar o dejando de lado al Martín Fierro y darle paso a Discépolo, afirmar que "el que no llora no mama y el que no afana es un gil. Sin necesidad claro está, de llegar tan lejos y tomar los consejos del tango al pie de la letra........

Fuente: vidrierairrespetuosase.blogspot.com

 

 
Ir a Portada
   
N°325--29/08/2014