Herramienta de traducción gratuita de páginas web
by free-website-translation.com
Ir a portada
Pueblos Originarios

n° 386

 

27/11/2015        

Frida Khalo

 

 

Experta de la ONU alerta sobre "la crítica situación de los pueblos indígenas en Honduras"

 

Victoria Tauli-CorpuzTEGUCIGALPA / GINEBRA (12 Noviembre 2015) – La experta en derechos humanos de Naciones Unidas Victoria Tauli-Corpuz advirtió sobre la crítica situación a la que se enfrentan los pueblos indígenas de Honduras con respecto a sus derechos sobre sus territorios y recursos naturales, y su falta de acceso a la justicia, educación y salud. También expresó su preocupación sobre el ambiente generalizado de violencia e impunidad que sufren muchas comunidades indígenas.

"Un problema fundamental al que se enfrentan los pueblos indígenas es la falta de un pleno reconocimiento, protección y disfrute de sus derechos sobre sus tierras, territorios y recursos naturales ancestrales", dijo la Relatora Especial de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas al finalizar su primera visita oficial [*] al país.

La experta señaló que, en todo el país, las comunidades indígenas reclaman el saneamiento de sus tierras colectivas para que se resuelva el problema de la presencia de terceros en las mismas y los conflictos que ello provoca.

En Auka, la comunidad miskita habló con la Relatora Especial sobre la conflictiva situación en la que se encuentran por la presencia de terceros en su territorio reconocido, que condujo a los eventos del 12 de marzo de 2015. Instó al Gobierno de Honduras a la plena y urgente aplicación del acuerdo firmado con la comunidad para investigar y sancionar a los responsables de la venta de tierras y de la destrucción ambiental, finalizar el proceso de saneamiento y devolver a los colonos a sus lugares de origen.

Los pueblos indígenas también expresaron su preocupación por los proyectos de desarrollo aprobados sin su consulta previa, como la represa hidroeléctrica de Agua Zarca. Miembros de las comunidades lenca, que se han opuesto a la represa debido a los impactos sobres sus medios de vida y cultura, denunciaron graves violaciones a sus derechos humanos, incluidos asesinatos, amenazas e intimidación.

"Lamentablemente, ésta no es una situación aislada y se me ha informado de abusos similares a los derechos humanos en el contexto de otros proyectos hidroeléctricos que afectan al pueblo lenca, de concesiones madereras y mineras que afectan al pueblo tolupán, o proyectos de turismo e infraestructuras en tierras garífuna", lamentó la Sra. Tauli-Corpuz.

La Relatora Especial llamó la atención sobre el ambiente general de violencia e impunidad que afecta a muchas comunidades indígenas, al referirse a casos como los asesinatos de miembros del pueblo tolupán que defienden sus tierras y la impunidad generalizada para los perpetradores de estos crímenes.

La Relatora Especial señaló que el acceso a la justicia de los pueblos indígenas se ve obstaculizado por varios factores, entre ellos, la falta de conocimiento de los derechos de los pueblos indígenas por los operadores de justicia, la falta de recursos de instituciones como la Fiscalía de Etnias y el Comisionado Nacional de Derechos Humanos; barreras lingüísticas, culturales y económicas; racismo y discriminación e impunidad.

"Existe la urgente necesidad de mecanismos legales, administrativos o de otro tipo que permitan a los pueblos indígenas presentar demandas por la violación de sus derechos territoriales, culturales y fundamentales para obtener reparación", observó. "La falta de estos mecanismos ha llevado, en ocasiones, a los pueblos indígenas a la protesta pacífica, lo que desgraciadamente ha resultado en la criminalización de quienes defienden sus tierras".

Durante su visita de nueve días, la Sra. Tauli-Corpuz se reunió con autoridades gubernamentales nacionales, departamentales y municipales, con pueblos indígenas, con organizaciones de la sociedad civil y representantes del sector privado en diversos lugares del país. También mantuvo reuniones con representantes, comunidades y organizaciones de pueblos indígenas lenca, maya chortí, nahua, tolupán, garífuna, pech, tawahka y miskito.

La relatora Especial presentará un informe completo al Consejo de Derechos Humanos con sus conclusiones y recomendaciones en septiembre de 2016.

(*) Vea la declaración completa de fin de misión aquí

 


 

La Relatora Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas, Victoria Tauli Corpuz (Filipinas), es un defensora de derechos humanos que trabajaba con los derechos de los pueblos indígenas. Su trabajo durante más de tres décadas se ha centrado en los pueblos indígenas y las mujeres, y ha trabajado como educadora y formadora en derechos humanos, desarrollo y pueblos indígenas en diversos contextos. Es una Kankana-ey, pueblo indígena Igorot de la región Cordillera en Filipinas. Como Relatora Especial, es independiente de cualquier gobierno u organización y sirve en su capacidad individual. Para más información, visite: http://www.ohchr.org/EN/Issues/IPeoples/SRIndigenousPeoples/Pages/SRIPeoplesIndex.aspx

Los Relatores Especiales y Grupos de Trabajo forman parte de los 'Procedimientos Especiales', el mayor órgano de expertos independientes en el sistema de la ONU para los Derechos Humanos, que reúne a los mecanismos de investigación y monitoreo establecidos por el Consejo de Derechos Humanos para hacer frente a situaciones concretas en países o a cuestiones temáticas en todo el mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de manera voluntaria; no son personal de la ONU y no perciben un salario por su labor. Son independientes de cualquier gobierno u organización y actúan a título individual.

ONU Derechos Humanos – Honduras: http://www.ohchr.org/SP/Countries/LACRegion/Pages/HNIndex.aspx

Para más información y solicitudes de prensa, favor ponerse en contacto con Hee-Kyong Yoo (+41 22 917 97 23 / hyoo@ohchr.org) o escriba a indigenous@ohchr.org

Fuente: http://unsr.vtaulicorpuz.org/site/index.php/es/press-releases/104-honduras-alarm

 

 

Conclusiones de la primera cumbre por la descolonización, despatriarcalización, lucha contra el racismo y la driscriminación

"O se muere la Madre Tierra o se muere el capitalismo"


Viceministerio de Descolonización del Estado Plurinacional de Bolivia

Rebelión



El colonialismo es uno de los principales flagelos que sufrimos quienes no encajamos en los parámetros etno y eurocentristas, parámetros que han sido impuestos a sangre y fuego en nuestros territorios. El Colonialismo es una de las peores expresiones que tiene la humanidad. Quienes alguna vez hemos sufrido la discriminación y el racismo sabemos que lo que busca quien lo ejerce es pisotear nuestra dignidad, es insultar nuestra identidad. A esos valores, individualistas y egoístas, debemos oponer con fuerza la visión de nuestros pueblos y recuperar nuestras culturas y nuestra identidad.

El capitalismo, el colonialismo, el patriarcado y el imperialismo han sido y son instrumentos de opresión de los pueblos. El racismo y la xenofobia son aliados indispensables del colonialismo. El patriarcado, el imperialismo y el capitalismo se complementan para discriminarnos, marginarnos y explotarnos, se combinan para seguir manteniendo vivo este sistema injusto que beneficia a unos pocos y perjudica a amplias mayorías.

Sabemos también que el racismo es un sistema que ha logrado introducirse en nuestras cabezas y nuestros cuerpos, que a veces reproducimos sin tener la intención de hacerlo. Pero esto, lejos de hacernos renunciar a la lucha, nos obliga a redoblar los esfuerzos y a buscar los modos de articular nuestras luchas. En tal sentido, debemos avanzar en la aceptación y la afirmación de nuestras identidades. El trabajo de la descolonización empieza por nosotros/as, por nuestros cuerpos, nuestras cabezas y nuestros espíritus. Cada uno/a de nosotros/as y nosotras debe convidar y contagiar a nuestros hermanos/as para impedir el avance del imperialismo colonial, racista y patriarcal.

Desde la época de la conquista, el racismo ha servido para justificar la opresión sufrida por nuestros pueblos. Los cálculos indican que mas de diecisiete millones de personas fueran trasladadas como esclavas desde África hasta nuestro continente entre el siglo XVI hasta comienzos del siglo XIX. Saqueos, violaciones y genocidios han sido perpetradas utilizando como argumento la supuesta superioridad que el color de la piel les daba a los conquistadores. Pero lamentablemente, los efectos de esta práctica nefasta llegan hasta nuestros días: la educación tradicional y los medios de comunicación masivos refuerzan los paradigmas coloniales y patriarcales que queremos desterrar. La vida moderna nos está conduciendo a la destrucción del planeta. Si las economías se siguen moviendo en torno a la acumulación nos acercamos al final de la existencia humana. Lo que sostiene el mundo colonial es un complejo sistema que combina la cruz y la espada. Es indispensable aunar esfuerzos para extirpar de una vez por todas al racismo y la discriminación, que son la contracara necesaria de la expansión capitalista a nivel mundial, sus aliados invisibilizados que perduran hasta nuestros días bajo nuevas formas imperialistas, tanto materiales como simbólicos. Sino potenciamos nuestra capacidad de inventar un mundo nuevo, sino podemos recuperar nuestros deseos, sueños y espíritus, sucumbimos ante el espíritu colonial moderno.

Vivimos momentos intensos de lucha. Asistimos a una nueva ofensiva imperial para seguir oprimiendo a nuestros pueblos. Son tiempos que nos obligan a redoblar los esfuerzos y hacer los cambios necesarios para vivir bien. Ya no podemos vivir desunidos, las luchas son de todos y todas, hay que unificar las luchas en cada territorio hasta imponer un nuevo orden mundial, de los pueblos y para los pueblos. Es tiempo de levantarse y rebelarse, defender lo conquistado y avanzar más. En todas partes hay pueblos que resisten al imperialismo, inventando en cada paso nuevas formas de construir sociedades más justas, libres y soberanas. De Palestina a Venezuela, de Siria a Bolivia, de Chiapas al Congo, de Cuba a Irán, de Argentina a Kurdistán, del Pueblo Mapuche a Grecia, en todo el mundo obreros/as, campesinos/as, estudiantes, maestros/ as, pueblos originarios y profesionales comprometidos/as luchan por una vida digna.

En todos lados suenan las campanas de la rebelión, que esta vez debe ser definitiva, porque lo que está en juego es el destino de la humanidad. No son tiempos de paz, son tiempos de lucha. La aparente paz en la que vivimos nos tiene que alertar y poner en disposición de lucha, para que de una vez por todas terminemos con el flagelo de los pueblos. Tenemos que levantarnos y luchar hasta vencer.

El capitalismo y la riqueza concentrada siguen sembrando injusticia, miseria, degradación, explotación, marginación y muerte. Lo que ocurre en Oriente Medio, la historia de muerte que se inicia con la invasión a Irak por parte del imperialismo yanqui ha generado un foco de contradicciones que ha dado lugar a que cada día 43 mil personas huyan de sus países. 2014 es el año con la cifra más alta de desplazados desde la segunda guerra mundial: son 60 millones de hermanos/as que buscan un lugar donde vivir.

Estados Unidos y Europa están cosechando lo que han sembrado, terror, muerte y destrucción. El imperialismo es el que ha generado este caos, dado que el capitalismo no está pensado para satisfacer necesidades humanas ni de la madre tierra, sino para la acumulación de unos pocos. Durante 150 años las multinacionales y los bancos norteamericanos dictaron la política imperial de para América del Sur. El imperialismo, con la CIA y su ejército, realizó invasiones y golpes militares para minar y debilitar las democracias. Sus apéndices (BM, FMI, BID) impusieron políticas neoliberales para saquear nuestros recursos naturales, imponernos deudas externas y esquilmar las fuerzas productivas de nuestros pueblos. En la actualidad, recurren también a otros mecanismos, más sofisticados, como ser los golpes blandos que incluso cuentan con apoyos locales. La derechización de varios procesos de Latinoamérica también debe ser una señal de alarma para nuestros pueblos. Pero fue, es y será la organización y movilización de los/as explotados/as, de los/as oprimidos/as, de los pueblos la única posibilidad de superar las relaciones de dominación del capitalismo y generar nuevas prácticas y nuevos horizontes, con valores y principios ligados a la solidaridad, la comunidad y la vida.

Es por eso que quienes participamos de esta histórica cumbre declaramos nuestro repudio a todas las formas de racismo y discriminación y nos comprometemos a enfrentarlo, condenarlo y exterminarlo en todo el mundo. Es por eso que nos comprometemos a unirnos en una lucha común contra la ofensiva imperialista y capitalista, que intenta terminar con nuestros avances y conquistas. Sabemos que es un momento para profundizar las conquistas y transformaciones, no es tiempo de conceder nada, no es momento de retirada, no es momento de repliegue, no es momento de vacilación, es momento de avance, de conquista, de lucha y pelea. Aquellos/as que piden moderación, aquellos/as que hablan de correlaciones de fuerzas negativas e inmovilizan las luchas, ofenden y condenan a los pueblos a seguir padeciendo la miseria, el hambre y la muerte. Es el momento que nuevamente se levanten de los pueblos, de obreros/as, campesinos/as, estudiantes, maestros/as, pueblos originarios y profesionales comprometidos/as. Son tiempos de lucha y no de actitudes tibias y concesiones. El momento histórico nos lo demanda, la industria cultural imperialista, la política guerrerista imperialista, la intromisión política imperialista debilitan los procesos de liberación y nos obliga a ponernos de pie y construir un definitivo levantamiento de los pueblos oprimidos. Si fuera necesario, estamos dispuestos/as a dar la vida en esta lucha por la liberación y la emancipación. Nos acompañan los innumerables motines, sublevaciones y revueltas protagonizadas por nuestros/as hermanos/as que se han levantado de norte a sur y de este a oeste. Su lucha, anónima y subterránea, nos inspira en este camino de la construcción del hombre y la mujer nueva.

Por nuestros/as abuelos/as, por nuestras madres y nuestros padres, por nosotros/as y por nuestros/as hijos/as es que proponemos:

• La Historia de lucha de nuestros pueblos nos convoca a iniciar desde ahora, el 2015 el Segundo y Definitivo Levantamiento Continental.
• Intensificar los métodos de lucha en todo el mundo y en todos los rincones donde se encuentre el imperialismo.
• Recuperar el nombre de Abya Yala para nuestro continente
• Declarar la descolonización como piedra fundamental
• Revalorizar el rol de la memoria y la transmisión oral como forma de preservación de nuestras identidades
• Incorporar en los planes de estudio escolares la descolonización como eje transversal de todas las materias.
• Establecer escuelas populares de nuestras lenguas para asegurarnos que se mantengan vivas las concepciones del mundo que estas lenguas expresan
• Exigir que nuestros medios estatales de comunicación disputen en el imaginario social contra los conceptos etno y eurocéntricos y difundan la visión de nuestros pueblos
• Recuperar nuestros héroes como forma de recobrar la historia de nuestras luchas

NUNCA MÁS RACISMO Y DISCRIMINACIÓN EN NUESTROS TERRITORIOS POR UNA PATRIA GRANDE LIBRE Y SOBERANA HASTA QUE EL PUEBLO MANDE POR UN MUNDO DONDE QUEPAN MUCHOS MUNDOS O SE MUERE EL CAPITALISMO O SE MUERE LA MADRE TIERRA

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE

Bolivia, La Paz, noviembre del 2015

http://www.descolonizacion.gob.bo

 

 

Miró - Mundo caos