Herramienta de traducción gratuita de páginas web
by free-website-translation.com
Compartir esta página
Ir a portada
N° 360
POESIA

Elisa Gagliano

Publicado por Festival Internacional de Poesía de Córdoba

Elisa Gagliano

 

 

(Córdoba, 1984). Actriz y humorista. Hace radio y gusta de pensar y escribir, cuando gusta de pensar y escribir.

* * *

Ejercicio para escribir un poema

La pérdida de la egolatría es la ganancia de la potencia.

La potencia es ese trabajo de cohesión de uno frente a uno mismo.

Ese trabajo de cohesión de uno frente a uno mismo nos hace inestables.

Lo inestable es puro movimiento.

El movimiento es el padre del viento.

El viento es el demiurgo de lo desprolijo, de lo incontrolable.

Lo desprolijo e incontrolable nos impulsa a entregarnos a un orden singular del caos.

El orden singular del caos es un movimiento interminable.

Los movimientos interminables son salvajes.

Lo salvaje está fuera del lenguaje.

Y por ello en eso confío y pongo a su disposición la sangre, el corazón, el filo y la inmundicia.

Corolario. Lo salvaje es opuesto al ego. El ego no tiene hambre.

 

 


 

 

 

Elegía A   Villarrica

 

Villarrica es un pueblo mustio
Recluido en sus fantasmas
Con miles de huesos insepultos
Relegados por la historia
El asedio del tirano
Hollando los rincones de la jungla
Y los miedos adormilados aún en las colinas

Hace sesenta años
Te rasgaron el vientre los verdugos
Y en los atajos asaltaron las nubes
Con la cruz enredada en los morteros
En mañanas dolidas de fatiga
Y el olor de la sangre suspendida
En las acequias

Te ataron el alma
Cuando las tripas crujían
En los desfiladeros de la muerte
Y se desvanecía la vida en la Cortina
El tiempo en los ramales
La utopía del guerrero
Y la heredad de los siervos
Hurgando la noche en las alturas

El tiempo se detuvo con la savia
Para cubrir el suelo de Abya Yala
Hostigar la insidia de los dioses
Solapada en el napalm
El dolor de la materia
Zahería en las veredas
Y la luz de tu rostro
Perdida entre las grietas
De fatuos sacrificios

Édison Peralta González le canta a su patria chica Villarrica (Tolima)

 

 

 


 

 

Tejedor

 



Hoy erraba entre mis pensamientos
    y mis nostalgias,
cuando ante mis ojos,
    emergiste esplendida.

Mi deseo se tejió encaje negro
 alrededor de tus hombros,
poblé de imaginarios besos
  tu delicada espalda, 
  hilando el mas valioso alrededor de tu cuello.

Anhele urdirme hebra en tu cuerpo,
  tapizar tu pecho con mi boca, 
  envolver tu delicioso vientre con mi aliento,
remendar mis caricias 
  en tus sutiles muslos, 
   enhebrar mi suspiro en tu interior.

Quise sentirte desnuda junto a mi pecho...
   O cuando menos besarte...
Pero el secreto y mínimo abismo que nos separa
    abofeteo mi intento....
    Solo te vi partir...

Mi beso se estiro hasta rasgarse en tu vacío.
Nada mas tu hermosa sonrisa en la distancia    
    detuvo mi despeñamiento...

Prometiendo, 
  tal vez,  
otro encuentro fugaz.


José Luis Mendoza Aubert