Compartir esta página

Técnicos alertaron en Cerro Chato sobre los posibles efectos de la explotación minera

04/14

Como estaba previsto días atrás se presentó en la localidad de Cerro Chato un equipo multidisciplinario de la Universidad de la República, integrado por técnicos y docentes, denominado “Asamblea del callejón”, realizando una charla sobre lo que son las minas a cielo abierto, actividad con la participación de numeroso público en el centro social Unión.

El diario El Acontecer consultó al docente Pablo Antoría, quien destacó la importancia de este tipo de instancias, sobre todo para que la población esté bien informada sobre el tema, así como también del impacto que puede generar este tipo de emprendimientos en lo ambiental y social. “La charla la brindó un compañero nuestro que es ingeniero y es especialista en temas mineros, y que ha trabajado bastante estudiando los temas en Argentina.

También participó un técnico especialista en temas sobre el medioambiente y otro sobre todo lo relacionado a lo apícola”.

Según explicó, los tres especialistas tuvieron a su cargo la conferencia, donde se pasó una película de Pino Solanas, que aún no se estrenó en Uruguay, sobre la realidad de una minera ubicada en ese país, cuyos técnicos son los mismos que vendrán a Aratirí. “Inclusive ya vino uno, al que conocimos en una reunión que se celebró en Cerro Chato y en la que estuvo el ingeniero Puntigliano, y allí nos presento a ese técnico de la minera argentina, que fuera cerrada, y que está en proceso judicial por el tema de la contaminación del agua y de algunos ríos” remarca el investigador de la Udelar.

No sólo hierro. Si bien la empresa Aratirí manifestó su intención de explotar los yacimientos de hierro que en gran número existe en esa zona del país, los estudios demuestran que se han encontrado otros metales valiosos, resaltó el vocero. “Tenemos la documentación, padrón por padrón, de todas las prospecciones que hicieron donde dice que existe oro, plata, cobre, plomo, zinc, cromo, níquel, y otras a las que llaman tierras raras sin especificar de qué contenido son. Como nosotros tenemos compañeros que son geólogos, estos nos han manifestado su preocupación, sobre todo por el tema del oro, plata y esas tierras raras que manifiesta la minera. Por lo tanto, cuando el ingeniero Puntigliano habla sólo de hierro, eso no es verdad, por lo que nosotros pretendemos se diga la verdad sobre la existencia de otros productos, mucho mas importantes desde el punto de vista económico que el hierro, y que por otra parte van a dejar muy poco, ya que al país le quedará entre un dos y un tres por ciento y el resto se la van a llevar toda. Van a dejar agujeros, y por otra parte cuando se registren las explosiones y van al aire, el polvillo camina mucho por el aire y los animales van a absorber todo eso, planteándose todo un problema ecológico con pequeños animales y todo eso. De hecho ya en Cerro Chato pasó algo de eso, cuando en algunos polímeros se rompieron algunas bolsas, el viento los llevó y como estos son muy volátiles y tienen un sabor salado, al parecer algunos animales comieron junto con el pasto y murieron una serie de animales en dos etapas” cuenta.

Ecoportal.net

El Acontecer

 

Fracking: se agotan suministros de agua de Estados Unidos

La carrera de Estados Unidos por el petróleo y el gas está agotando el suministro de agua en las zonas del país más propensas a sufrir sequía, desde Texas a California, según se desprende de una nueva investigación.

El informe realizado por la red de inversores Ceres muestra que, de los cerca de 40 000 pozos petrolíferos y de gas perforados desde 2011, tres cuartas partes se encuentran en zonas donde escasea el agua, y el 55 % se localizan en áreas que sufren sequía.

Para la perforación de dichos pozos se emplearon más de 350 mil millones de litros de agua, lo que generó nuevas preocupaciones por los costes imprevistos de la carrera petrolífera de Estados Unidos.

Según Mindy Lubber, presidenta de la red de inversores ambientales Ceres, «la perforación hidráulica está aumentando las presiones competitivas por el agua en algunas de las regiones del país más afectadas por la sequía y el estrés hídrico».

Sin una nueva normativa más estricta sobre el uso del agua, advirtió de que la industria podría «entrar en conflicto» con otros usuarios del agua.

«Se trata de un toque de atención», afirmó el profesor James Famiglietti, hidrólogo de la Universidad de California, Irvine. «Entendemos que, como país, necesitamos más energía pero ha llegado el momento de reflexionar sobre los efectos, y hacer todo lo posible por minimizar cualquier daño».

Se pueden necesitar millones de litros de agua corriente solo para fracturar un pozo, y la mayor parte de las perforaciones se concentran en zonas donde el suministro de agua se encuentra en estado crítico o donde se han experimentado sequías de larga duración.

La mitad de los más de 350 mil millones de litros de agua se utilizó para fracturar pozos en Texas, donde desde hace años se ha experimentado una grave sequía, y donde se espera que se duplique la producción en los próximos cinco años.

La agricultura y las ciudades siguen siendo los grandes usuarios del agua, según muestra el informe. Pero advierte de la demanda añadida para el fracking que se realiza en Eagle Ford, en el corazón de la carrera petrolífera y de gas de Texas, donde ha supuesto un duro golpe para las comunidades rurales pequeñas.

«Los productores de gas pizarra están provocando unos efectos significativos a nivel regional, especialmente en pequeños condados rurales con una capacidad limitada de infraestructuras hidráulicas», indica el informe. «Ante los requisitos sobre el uso del agua para los productores de gas pizarra de Eagle Ford, que ya son altos y que se espera que se dupliquen en los próximos 10 años, es probable que estos condados rurales se enfrenten en un futuro a un peligroso estrés hídrico».

Los niveles de los acuíferos locales en la formación de Eagle Ford han disminuido en hasta 90 metros en los últimos años.

Algunas pequeñas comunidades del territorio petrolífero y de gas de Texas ya se han quedado sin agua o corren el riesgo de quedarse sin ella en cuestión de días, y han llegado a ese extremo por una combinación de sequía y gran demanda de agua para el fracking.

Veintinueve comunidades en Texas podrían quedarse sin agua en 90 días, según la comisión de Texas de calidad medioambiental. Muchos embalses del oeste del estado se encuentran a tan solo un 25 % de su capacidad.

Casi la totalidad de los pozos de Colorado (97 %) se encontraban en zonas donde la mayor parte del agua subterránea y superficial ya se reparte a duras penas entre la agricultura y las ciudades, según indica el informe. Señala asimismo que se espera que la demanda estatal de agua para el frackingse duplique y llegue a los 22 mil millones de litros en 2015 – o aproximadamente el doble de lo que emplea en un año toda la ciudad de Boulder.

En California, donde se declaró el mes pasado la emergencia por sequía, el 96 % de los nuevos pozos de petróleo y gas se encontraban en zonas donde ya existía una gran competencia por el agua.

El patrón se repite en otras regiones que participan de la carrera petrolífera y de gas. Según el informe, la mayoría de los pozos de Nuevo México, Utah y Wyoming también se encontraban en zonas de gran estrés hídrico.

Algunos productores de petróleo y gas estaban empezando a reutilizar el agua, sobre todo en la formación Marcellus en Pensilvania, según indica el informe. Sin embargo, señala que ese ahorro no es suficiente para compensar la gran demanda de agua para el fracking de los próximos años.

Traducción del artículo "Fracking is depleting water supplies in America's driest areas, report shows" publicado en The Guardian el 5 de febrero de 2014

Traducción realizada por Cristina López López, miembro de Traductoras/es en Acción, la red de traductoras/es e intérpretes voluntarias/os de Ecologistas en Acción.

Fuente: Blog sobre Fractura Hidráulica

 

 

 

 

       

 

 

  

Ir a Portada
ECOLOGIA
   
N°310--18/4/2014